Aleteia

Papa Francisco, explica a sus sacerdotes como comportarse ante el secuestro de un avión

© AP Photo/Marco Ugarte
Comparte

El Pontífice recibe en audiencia a los capellanes católicos de la aviación civil y los miembros de las capellanías aeroportuarias

“Les animo a servir para que en estos lugares particulares de ‘frontera’ que son los aeropuertos,  exista un espacio para encontrar y practicar el amor y el diálogo, que alimente la fraternidad entre las personas y permanezca un clima social pacífico”, ha expresado el Papa Francisco este viernes 12 de junio en el Vaticano.
 
Un discurso dirigido especialmente a los sacerdotes encargados de atender las necesidades espirituales de los miles de pasajeros que esperan a embarcarse, los clandestinos, los solicitantes de asilo detenidos en la aduana, o a las personas que están de paso o trabajan en los aeropuertos.

Pero, ¿Cómo opera la Iglesia en los aeropuertos? a esta cuestión ha respondido el Papa: “El aeropuerto es un lugar de encuentro de tantas personas que viajan, por trabajo, turismo, por otras necesidades; allí transitan migrantes y refugiados, niños y ancianos, personas que tienen necesidad de cuidados y atenciones especiales. Y luego están las personas que trabajan allí, cada día, con sus situaciones personales y profesionales”, ha recordado.
 
El Pontífice ha puesto su atención en los ‘pasajeros sin documentos’: “refugiados políticos y solicitantes de asilo, que han sido detenidos en los locales del aeropuerto por breves o largos periodos, a veces sin adecuada asistencia humana y espiritual”.
 
En la atención a estas personas el Papa ha solicitado que sean atendidos por las autoridades y, aún más por los sacerdotes en los aeropuertos, “independientemente de la nacionalidad, el credo o de la cultura”, y ha puesto énfasis en auxiliar a las personas pobres, que sufren o son emarginadas”.

El Pontífice también habla de situaciones extremas y trágicas cuando un avión es secuestrado o hay una tragedia aérea. “Muchas veces se pueden verificar situaciones trágicas, debido, por ejemplo, a accidentes o a un avión secuestrado, con consecuencias serias para la incolumidad y el estado psicológico de las personas. También en estas circunstancias el capellán es llamado y buscado por los que tienen necesidad de consuelo y ánimo”. 
 
En el marco del año Santo que está por iniciar en diciembre, el Pontífice ha pedido a los sacerdotes de confesar y acercarse con misericordia a los viajeros. “También en los aeropuertos está Cristo el Buen Pastor que desea cuidar de todas sus ovejas mediante el Sacramento de la reconciliación”,  asimismo ha señalado que “anunciar el Evangelio significa aliviar los pesos del corazón y de la vida”.
 
“La capellanía aeroportuaria está llamada a ser un lugar de unidad en la diversidad para todas las categorías de personas. Los aeropuertos paracen ciudades en las ciudades, donde realidades múltiples se intersecan y se sobreponen. Como una gran ciudad, el aeropuerto es un ambiente cosmopolita, multiétnico  y  multi-religioso, y vosotros, capellanes y miembros de la capellanía están inmersos en la vida de esta especial comunidad; y por lo tanto, es importante colaborar dócilmente y ponerse siempre a la escucha del Espiritu Santo, que crea unidad en la diversidad”.
 
“La misión en el aeropuerto consiste también en trabajar porque las personas tengan el deseo de escuchar la Palabra de Dios. Quien escucha y toma de corazón la voz de Dios se vuelve capaz de ofrecer palabras de consolación y a ayudar a los demás a confiar en la divina misericordia, que es un cobijo seguro para quien es débil y no tiene la presunción de salvarse por sí  solo. La misericordia divina se abre a todos y muestra la voluntad de Dios que quiere salvar a todos”, ha agregado. 
 
La audiencia en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, el Santo Padre ha recibido calurosamente a los participantes del XVI Seminario mundial de capellanes católicos de la aviación civil y los miembros de las capellanías aeroportuarias, evento promovido por el Pontificio Consejo para la pastoral para los Migrantes y los Itinerantes del 10 al 13 de junio 2015 en Roma. La reflexión del Seminario se realiza sobre la “Evengelii Gaudium: ¿Cuál ayuda debe dar el ministerio pastoral de la Aviación Civil?

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.