Aleteia

El rock también grita: ¡No matar en nombre de Dios»

Comparte

El nuevo trabajo de los The Sun por los cristianos perseguidos, en colaboración con Aleteia

​Créditos:
Producción ejecutiva: Francesco Lorenzi – Aleteia Italia srl;
Dirección: Andrea Scorzoni;
Design / Animation : Manuel Succi
Post Producción: Bruno Urso y Fabrizio Urso; Distribución: Artist First Digital S.r.l.
Traducción al español realizada por la edición española de Aleteia

 
 
El asesinato del profesor iraquí Mahmoud Al’Asali el 21 de julio de 2014 a manos del ISIS, por negarse a apoyar la violencia contra las minorías cristiana y yezidí en su país, fue el punto de partida que llevó a la banda de rock italiana The Sun a concebir su trabajo Le Case di Mosul (Las casas de Mosul). Eso, y el gesto de solidaridad de más de 200 musulmanes de acudir a misa en Bagdad para expresar su apoyo a los cristianos de Irak.
 
Esta canción, profunda, dolorosa, quiere ser un grito contra todas las guerras, un lamento por todos los inocentes masacrados sin piedad, no sólo hoy los cristianos de Oriente Medio, sino tantos millones de olvidados. Una composición que fue incluida a última hora en su nuevo trabajo, “Cuore Aperto”, que sale próximamente a la luz.
 
Francesco Lorenzi explica, en una reciente entrevista concedida a Aleteia (con cuya participación se ha realizado el clip del video), la génesis de esta composición: el día que se conoció la muerte de Al’Asali a manos del ISIS, “leí todos los artículos disponibles sobre el profesor, experimentando una empatía visceral por él y por tantos justos que dan su vida en nombre de la verdad”.
 
“Me di cuenta de que sólo hombres como Mahmoud Al Asali pueden de verdad detener el odio, la ignorancia, y encender la luz del amor, de la tolerancia y de la pacífica convivencia”.
 
En un viaje posterior al desierto del Néguev, Lorenzi y su banda tuvieron una experiencia mucho más cercana del sufrimiento de los cristianos de Oriente Medio. “Frente a una realidad tan atroz, mi corazón empezó a gritar de rabia y desesperación”. El mundo de la música actual, tan pródigo en apoyar causas sociales y benéficas, calla e ignora la persecución de los cristianos de Irak. “Pero nosotros”, pregunté a mis compañeros de grupo, “¿qué elegiremos? ¿Seremos cómplices de este silencio que mata?”.
 
La composición iba madurando en su mente mientras leía un libro sobre las experiencias de los soldados italianos en la primera y segunda guerra mundial. “Leyendo los testimonios contenidos en el libro, me di cuenta de que la guerra en Italia, hace cien años, no era menos brutal de lo que hoy ocurre en Oriente Medio”.
 
“¡Cuánto lloré leyendo los diarios de aquellos jóvenes soldados! Chicos como yo a los que se les quitaba todo, que iban a morir mandados por locos que despreciaban la vida… Empecé a comprender que el problema NO está el Islam, sino en la falta de educación al Amor, a la verdad, al respeto, a la convivencia, a ponerse en el lugar del otro, en cada generación y en cada época”.
 
“Cuando escribí la conclusión del texto, con las preguntas: “¿Dónde está el amor? ¿La compasión? ¿La verdad? ¿La distinción entre el Bien y el Mal?”, no era solo la voz del profesor Mahmoud Al’Asali quien hablaba dentro de mí, sino que eran también la de mis abuelos junto a todos los que sufren conflictos”.
 
“Todos mis parientes, y también el profesor Al’Asali se unen en una misma conclusión, que ha dado dirección a su vida: “Nadie responde. Pero yo creo en Ti. Yo creo en Ti, y en ti: todo hombre justo que vivió y vive en este planeta nos está diciendo ¡yo creo en ti! Es la llamada a nuestra naturaleza más alta de hombres”.
 
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.