Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Cuando mi esposa tuvo Alzheimer, descubrí lo mejor de mi matrimonio”

© Public Domain
Comparte

La clave del éxito en la pareja es ser un bien para el otro

Fueron más de cincuenta años juntos, me considero afortunado, aunque la recordare  mientras viva.  Entre muchas cosas, extrañare sus exigencias para que yo fuera mejor persona, pues siempre tuvo unas expectativas muy superiores a las que yo tuve sobre mí mismo. Ni que decir de sus esfuerzos por su propia superación.

Esas exigencias fueron motivo de que yo refunfuñara, ahora las extraño y necesito.

Mis hijos me sienten desvalido y me visitan frecuentemente cualquier día y a cualquier hora, pasan fines de semana conmigo o yo los paso en casa de ellos. En ocasiones, los sorprendo viéndome con ternura y puedo adivinar sus pensamientos: pobre papa ¡cuánto la ha de extrañar! Los he escuchado recibir condolencias de sus amigos en diálogos con benevolentes comentarios sobre los que ellos consideraban una descripción hermosa de nuestro amor: cuanto tiempo estuvimos juntos; lo felices que se no veía conviviendo; que bien nos comunicábamos; como compartíamos intereses, y tantas otras cosas.

Sí, todos esos comentarios reflejan una realidad, pero solo una parte. No la más profunda  y total realidad de nuestro amor que estaba muy por encima de todo aquello. Lo descubrí al final del camino, en el proceso de su enfermedad.

Mi esposa padeció alzhéimer. Aunque  llego el momento en que no sabía quién era yo, más que nunca, yo  sabía quién era ella. Tuve  el don de poder  ver su parte angélica tras su rostro inexpresivo. Así, podía evocar su intensa sonrisa, la agudeza de sus intuiciones en el comprenderme y atenderme, sus regaños y enojos amorosos, su alegría de vivir… su exigencia por  ser mejores.

Era como una avecilla en mis manos, no me podía ofrecer  compañía dialogante o ayuda en las circunstancias de mi vida.   Muy ajena a  sus posibilidades quedaba la más pequeña de mis necesidades, que solía atender en cuanto la percibía. Era entonces para mí  el momento  del sacrificio gustoso, de la abnegación.

La atendía personalmente lo más que podía y todo mi ser era para ella. ¡Todo mi ser para ella! Fue así como pude comprender una dimensión del amor conyugal que siempre había estado ahí y que seguramente ella ya  conocía. Que alumbraba con rayos de sol nuestra relación, haciéndola  más íntima que nunca. Una dimensión en la que habíamos construido y reconstruido nuestro amor en el cada día.

Así, todas las mañanas adornaba la habitación con los crisantemos que tanto le gustaban, le leía poemas de amor de mi composición, le cantaba, la arrullaba, le bailaba y contaba anécdotas. Con lecciones bien aprendidas, la amaba con un amor que me hacía ser mejor hasta el último instante en que Dios la recogió.

Entiendo que los matrimonios jóvenes saben poco del amor en esta dimensión. Pero es una asignatura que habrán de pasar, pues el matrimonio es una relación de perfección reciproca de los cónyuges en todos los planos de la vida. Desde el mundo de lo cotidiano al mundo de la intimidad más estricta. Es así como se va produciendo el desvelamiento de la realidad personal de cada uno. Un desvelamiento que permite la corrección de los defectos y el desarrollo de las virtudes contando con la ayuda y el apoyo amoroso del cónyuge.

Por eso, son un bien el uno para el otro. 

Mi esposa ha sido y será el mayor bien de mi vida venido de la mano de Dios, y cuanto le estoy agradecido.

Orfa Astorga de Lira
Orientadora Familiar, Máster en matrimonio y familia.
Universidad de Navarra. 


 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.