¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: monseñor Romero pastor de los pobres, beato de la reconciliación

© TERRE D'AMERICA
Comparte

El Pontífice envía carta al Arzobispo de San Salvador con motivo de la beatificación de monseñor Romero, el nuevo beato de El Salvador y patrón de la justicia en América Latina

El Papa Francisco participa a la distancia en la fiesta de El Salvador por la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez este sábado 23 de mayo en la Plaza del Divino Salvador del Mundo ante la presencia de 300 mil personas entre nacionales y extranjeros, delegaciones de más de 57 países y líderes de la Iglesia a nivel planetario.
 
En primer lugar, el Papa compartió la “gran alegría” que viven “los salvadoreños”. Asimismo, remarcó la figura heroica de monseñor Romero, asesinato por los escuadrones de la muerte de ultraderecha, como servidor de Dios,  “en tiempos de difícil convivencia”, porque supo “guiar, defender y proteger a su rebaño, permaneciendo fiel al Evangelio y en comunión con toda la Iglesia”.
 
Entretanto, sostuvo que “la voz del nuevo Beato sigue resonando hoy para recordarnos que la Iglesia, convocación de hermanos entorno a su Señor, es familia de Dios, en la que no puede haber ninguna división”. Al mismo tiempo, que alrededor de la figura del nuevo beato pidió la reconciliación del país y de América Latina. 
 
Horas antes del evento se ha dado a conocer el contenido de la carta firmada por el Pontífice dirigida a monseñor José Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador y presidente de la Conferencia Episcopal con motivo de la celebración de la beatificación de monseñor Romero, mártir, asesinado  “in odium fidei” (por odio a la fe) el 24 de marzo de 1980 en San Salvador.
 
Romero constructor de paz
 
Al pastor defensor de los derechos humanos, el Papa llama “constructor de paz con la fuerza del amor” y rememoró su testimonio de fe “con su vida entregada hasta el extremo”.
 
De igual manera, reconoció a Romero como sacerdote que respetó el mandato de Dios de apacentar “con ciencia y prudencia su rebaño” . “En ese hermoso país centroamericano, bañado por el Océano Pacífico, el Señor concedió a su Iglesia un Obispo celoso que, amando a Dios y sirviendo a los hermanos, se convirtió en imagen de Cristo Buen Pastor”.
 
Dios que no abandona al pueblo opreso
 
“El Señor nunca abandona a su pueblo en las dificultades, y se muestra siempre solícito con sus necesidades”.  Es el mensaje del Obispo de Roma al pueblo de El Salvador que vivió una guerra civil por 12 años y que dejó más de 70.000 muertos y 8.000 desaparecidos y más de un millón de refugiados.

Dios “ve la opresión, oye los gritos de dolor de sus hijos, y acude en su ayuda para librarlos de la opresión y llevarlos a una nueva tierra, fértil y espaciosa, que ‘mana leche y miel’.
 
Para honorar la memoria del nuevo beato cerca de 1500 campesinos y familias pobres salvadoreñas han ocupado los puestos de honor en la Misa, acompañados por 1200 sacerdotes. 
 
En su carta, mencionó la particular atención de Romero por “los más pobres y marginados, además de las circunstancias de su martirio, asesinado mientras celebraba Misa en la capilla del hospital de La Divina Providencia. “Y en el momento de su muerte, mientras celebraba el Santo Sacrificio del amor y de la reconciliación, recibió la gracia de identificarse plenamente con Aquel que dio la vida por sus ovejas”.
 
Iglesia de América Latina, fe bien entendida para la paz  y la solidaridad
 
“En este día de fiesta para la Nación salvadoreña, y también para los países hermanos latinoamericanos, – continuó – damos gracias a Dios porque concedió al Obispo mártir la capacidad de ver y oír el sufrimiento de su pueblo, y fue moldeando su corazón para que, en su nombre, lo orientara e iluminara, hasta hacer de su obrar un ejercicio pleno de caridad cristiana”.
 
En memoria del sacerdote que rechazaba las injusticias sociales, el Pontífice dijo que la “fe en Jesucristo, cuando se entiende bien y se asume hasta sus últimas consecuencias genera comunidades artífices de paz y de solidaridad. A esto es a lo que está llamada hoy la Iglesia en El Salvador, en América y en el mundo entero: a ser rica en

Páginas: 1 2 3

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.