Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 octubre |
El Señor de los Milagros
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Estás enfadado con Dios? Dile cómo te sientes

Ashley-Rose-CC

Padre Mike Schmitz - publicado el 21/05/15

¿Cómo puedo rezar cuando las cosas no me van bien?

Querido padre Mike, ¿cómo puedo rezar a Dios cuando me siento defraudado por Él? A menudo me enfado con Dios porque parece que nada de lo que hago sale bien. Parece hipócrita ir a Dios y decirle que todo va bien. ¡Las cosas en mi vida no van bien!

Es una pregunta sorprendente. Estoy seguro de que tu pregunta nace de un corazón que se ha roto de alguna forma. Estate seguro de mis oraciones por ti y por todos los que lean este artículo y estén atravesando un momento difícil. No estás solo. Hay hermanos y hermanas en Cristo, y tienes a un Dios que está de tu parte.

Tu pregunta se concentra en la cuestión más importante que debemos afrontar: ¿podemos fiarnos de verdad de Dios?

El filósofo danés Søren Kierkegaard creía que esta pregunta era tan fundamental que la expresaba de esta forma: “No es tan importante saber si Dios existe o no; lo que cuenta es saber si es amor o no”.

Como católico, sabes que Dios es amor. Dado que estás en Cristo, conoces la historia; sabes que Dios ha tomado una decisión. Está de tu parte. Y sin embargo, ¿qué hacemos cuando las cosas se derrumban a nuestro alrededor?

¿Sabes que puedes llevarle tus lágrimas a Dios? ¿Sabes que Él quiere llevarse consigo nuestros corazones rotos y nuestros sueños hechos pedazos? Podemos quitarnos de la cabeza que Dios quiera solo que le contemos nuestras buenas noticias.

Nuestros padres espirituales – el pueblo judío – nos han dado todo un género espiritual llamado Lamentaciones. Es el crudo y honrado llamamiento de un pueblo que grita a Dios: “¡Creíamos que estabas de nuestra parte! ¿Por qué has olvidado tus promesas?”

“¿Por qué nos has abandonado?” Se vuelve a encontrar en la Biblia. Significa que el Espíritu Santo ha inspirado estas palabras de lamento. Significa que está claro que Dios no quiere sólo nuestra alabanza: quiere también nuestro dolor.

Estas mismas oraciones (como las que se encuentran en el libro de los Salmos) nos muestran cómo podemos llevar estas quejas a Dios. En primer lugar son honradas. Los autores de las Sagradas Escrituras no dulcifican su dolor o su frustración. Más bien, confían en Dios lo suficiente como para decirle la verdad. Puedes empezar llevando ante Dios tu situación real.

En segundo lugar, aunque los hebreos eran sorprendentemente conscientes de su situación, nunca olvidaron que Dios les había bendecido en el pasado. En su oración, alababan a Dios y le daban gracias por las cosas buenas que habían recibido de Él.

En base a mi experiencia, es muy fácil pensar que todo lo que Dios hizo en mi vida se borre en seguida cuando me encuentro en un momento negativo. La Biblia nos recuerda que no debemos olvidar que el Dios que nos cuidó en el pasado nos seguirá cuidando hoy.

En tu oración, sé específico con tu alabanza como lo eres con tu dolor. Así, el “Dios, estoy tan solo”, al final será seguido de “Gracias por haberme dado la amistad de mi hermano cuando me sentía solo el año pasado”.

En tercer lugar, haz un acto de confianza en Dios. Es importante recordar que el acto de confianza no es en uno mismo o en el destino o en el efecto curativo del tiempo. Recuerda, Dios está de tu parte. Él es fiel también cuando nosotros no lo somos. Por esto, pongamos nuestra confianza en él, no en nosotros o en otra cosa.

Un gran ejemplo de esto es el Salmo 3, un salmo de David, rey de Israel. Era el elegido de Dios, y sin embargo sufrió un dolor tremendo y la traición.

El salmo 3 se titula “Amenazado pero confiado”, y la frase que describe la ocasión en que David escribió este salmo es: “Cuando David huyó para salvar su vida del hijo Absalón”. Este es un hombre que buscaba hacer la voluntad de Dios  (de manera imperfecta), mientras que su propio hijo le pisaba los talones con las tropas.

La Biblia no la han escrito individuos sentados en torres de marfil, sino personas que experimentaron lo peor que la vida podía ofrecerles y que sin embargo se volvieron a Dios.

Tu también eres un elegido por Dios. Puedes hacer lo mismo.

Artículo del padre Mike Schmitz publicado originalmente en bulldogcatholic.org y traducido al español por Aleteia.

Tags:
diosoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.