Aleteia

Papa Francisco a deportistas: “Victoria es estéril con la trampa y el dopaje”

© OSSERVATORE ROMANO / AFP
This handout picture released by the Vatican press office shows Pope Francis posing with members of the Harlem Globe Trotters basketball team at the end of his weekly general audience on May 6, 2015 in Vatican.   AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO/HO  RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS
Comparte

El deporte es uno de los tres caminos educativos de la vida, según el Pontífice

“El deporte es un camino educativo” para los jóvenes y los niños, dijo el Papa Francisco al recibir en audiencia a siete mil miembros de la Federación Italiana de Tenis en el Aula Pablo VI este viernes 8 de mayo.
 
“Hay tres pilares fundamentales para los niños y jóvenes: la educación -escolar y familiar-, el deporte y el trabajo. Cuando tenemos esos tres, contamos con las condiciones para desarrollar una vida plena y auténtica, evitando así las dependencias que envenenan y destruyen la existencia”, sostuvo en alusión a la droga y el mal ocio.
 
¿Por qué la Iglesia se interesa por el deporte?
 
En su discurso expresó que la Iglesia se interesa por el deporte porque “le preocupa el ser humano, todo el ser humano y reconoce que la actividad deportiva repercute en la formación de la persona, en sus relaciones, en su espiritualidad”.
 
Sucesivamente dirigiéndose a los deportistas les dijo: “Ustedes tienen una misión: ser, para los que les admiran, modelos válidos que imitar. Y también ustedes dirigentes, entrenadores y operadores de deportes, están llamados a dar un buen testimonio de los valores humanos, maestros de una práctica deportiva que sea siempre leal y límpida”.
 
La victoria con el dopaje es estéril
 
Francisco indicó que el deporte es muy competitivo pero invitó a los deportistas a no ceder a la “presión de querer lograr resultados significativos” y luego “tomar atajos, como en el caso de dopaje. ¡Que fea y estéril -exclamó- es la victoria que se alcanza haciendo trampas en las normas y engañando a los demás!”.
 
Para poner un ejemplo sobre el premio que espera a los atletas al final de la existencia humana, el Papa habló del apóstol Pablo: “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corran de tal manera que lo obtengan”. Así lo señaló como la experiencia diaria que tiene un atleta.
 
Atletas al servicio de los demás  
 
En este sentido, confirmó que san Pablo, usando la metáfora del atleta, habla de “dar un sentido último a la vida misma”. Por eso, les exhortó a encontrar más allá del juego y el deporte – “como hacen ya y con excelentes resultados” resultados duraderos – en relación la vida, “en la búsqueda del bien verdadero, sin miedo, con valentía y entusiasmo”.
 
Por último, pidió a los deportistas ponerse en juego “con los demás y con Dios, dando lo mejor de ustedes mismos, empleando sus vidas en lo que vale y dura para siempre. Pongan sus talentos al servicio del encuentro entre las personas, de la amistad, de la inclusión”.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.