Aleteia

Boicot de miles de familias contra inadecuada educación sexual en escuelas

© Omar Kasmieh / The Catholic Register
Comparte

34.762 estudiantes no asistieron a la escuela en el primer día de la protesta en Canadá

Miles de padres de familia en Toronto, capital de la provincia de Ontario, Canadá, decidieron no enviar a sus hijos a la escuela durante una semana. La causa: los contenidos de educación sobre sexualidad que juzgan como excesivos e impartidos a edades demasiado tempranas.

La iniciativa de esta forma de protesta es civil, y el informativo The Catholic Register reportó que prácticamente no afectó a las escuelas católicas, lo que revela la satisfacción de las familias con respecto a la educación recibida.
 
Según las cifras aportadas por la Junta de Escuelas Públicas de Toronto, 34 mil 762 estudiantes no asistieron a la escuela en el primer día de la protesta, el 04 de mayo y una de las escuelas, la Escuela Pública de Thorncliffe Park, sólo recibió 130 estudiantes del total de 1350 inscritos.
 
Esta situación que preocupa a las autoridades locales no se ha reproducido en las escuelas católicas. "No tenemos información que se nos haya reportado de una acción extendida de los padres en nuestra junta", explicó a The Catholic Register el vocero de la Junta de Escuelas Católicas del Distrito de Toronto, John Yan. "Sólo pequeños grupos de protesta en un puñado de escuelas". Otras agremiaciones de escuelas católicas reportaron que la cifra de ausentes es completamente normal.
 
El hecho puede interpretarse como el respaldo de los padres de familia a la forma como las escuelas católicas abordan la formación sobre sexualidad y la crítica creciente a las campañas de información realizadas en las escuelas públicas, que en no pocas ocasiones están en desacuerdo con los principios de las familias.
 
Sobre los fallos del sistema educativo para representar a los padres de familia, los organizadores de la protesta han expresado que sienten una falta de control de su parte sobre los contenidos impartidos a sus hijos. "Queremos que el ministerio sepa que no es un problema pequeño el que tienen los padres", afirmó a The Catholic Register Omar Kasmieh, uno de los organizadores. "Ellos (los padres) no han sido reconocidos como los educadores primarios y ellos de verdad desean expresar sus preocupaciones".
 
Con información de The Catholic Register.
 
Artículo originalmente publicado por Gaudium Press

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.