Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 10 abril |
San Miguel de los Santos
home iconEspiritualidad
line break icon

El beato Manuel González y su tiempo

© jingoba

Manuel Bru - publicado el 02/05/15

Hizo suyo el grito del abandono de Jesús en la cruz

Uno de los temas abordados en el primer congreso internacional sobre el Beato Manuel González (1877-1940), obispo español fundador de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, conocido por su pasión por los “sagrarios abandonados”, lleva por título “El beato Manuel González y su tiempo”.

Un título que nos invita a discernir la aportación de este santo sacerdote a su tiempo, y por tanto al mundo que le toco vivir, por aquello de que si, como nos dice el Señor en el Evangelio, “tanto amó Dios al mundo que le entregó a su propio Hijo”, también tanto amó Dios al mundo que no ha dejado ni dejara nunca de entregarle hombres y mujeres ejemplares, que imitando a su Hijo, den la vida por ese tiempo y ese espacio del mundo al que providencialmente fueron enviados para llevarles el inmenso amor de Dios.

En primer lugar, tengo el convencimiento de que no debemos tener miedo de dar al traste con la impuesta teoría del progresismo histórico, según la cual cualquier tiempo fue mejor que el anterior, porque el progreso científico y técnico del hombre hacen aún más bueno al hombre que, ya de por si naturalmente bueno, sobre todo tras su supuesta emancipación al compas de la modernidad, habría alcanzado su mayoría de edad. Y, sin necesidad de un Padre al que mirar y del que esperar, sería capaz de bastarse a sí mismo, y no necesitar ni siquiera arrepentirse porque ya no pecaría, sino tan sólo cometería errores, errores colaterales a la conquista de su imparable y benéfica autonomía y libertad.

Según esta teoría, la del progresismo histórico, el siglo XX, todo el siglo XX, también su primera mitad, y por tanto el tiempo del Beato Manuel González, debía haber sido un siglo no sólo mejor que los siglos anteriores, sino mucho mejor, a tenor de la aceleración del progreso científico y técnico que lo acompañó. Pero todos sabemos que no fue así. Porque la libertad de los hombres no depende de las agendas del voluntarismo moral, ni para la historia de cada hombre, ni para la historia de la humanidad.

El siglo XX, cuya primera mitad podríamos definir como su parte trágica, precisamente “el tiempo” del Beato Manuel González, fue, en palabras del filósofo italiano recientemente fallecido Giuseppe Maria Zanghì, el siglo de la noche oscura de la cultura occidental, el tiempo por antonomasia en la historia de la cristiandad en el que cayó la noche oscura del abandono del hombre sobre el hombre, y del abandono del hombre sobre Dios. Y también con ello de la impresión del hombre de haber quedado abandonado de Dios.

Evidentemente, por haber sido el siglo de la normalización del ateísmo teórico y práctico, es decir, de la consolidación del alejamiento de Dios como eje modal de la cultura dominante, así como de la normalización real de la vida personal y social como una existencia sin necesidad de referirse a Dios, a través de la llamada “apostasía silenciosa”, inseparable de la “espiral del silencio” religioso como fenómeno mediático de conformación a corto plazo de la opinión pública, a medio plazo, del clima de opinión, y a largo plazo, de una cultura arraigada y asentada en dicho silencio.

Pero no sólo por eso, sino por algo mucho más importante. El siglo XX, el tiempo del beato Manuel González, no es sólo la noche oscura del “sin Dios”, sino la noche oscura del abandono del hombre. Y así como los santos y los carismas en la historia de la Iglesia van escribiendo un quinto evangelio de la vida, porque cada uno de ellos es como la exégesis bíblica práctica, la de la realización personal y comunitaria de cada palabra del Evangelio; del mismo modo podríamos identificar cada época de la historia de la iglesia con cada una de esas palabras inabarcables y sagradas.

  • 1
  • 2
Tags:
eucaristiajesucristo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
2
EVALUNA MONTANER
Angeles Conde Mir
Evaluna Montaner trata “de explicar lo inexplicable” en su última...
3
Portaluz
Cuando la Virgen anunció un genocidio
4
SZCZEPIONKA NA KORONAWIRUSA
Kathleen M. Berchelmann
Lo que los católicos necesitan saber sobre las vacunas
5
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
6
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.