Aleteia

La Virgen María, esposa «tres veces»

© Slices of Light - CC
https://www.flickr.com/photos/justaslice/2793598157
Comparte

Ella es esposa del Espíritu Santo, que hace que conciba al Hijo del eterno Padre en una humanidad tomada de la suya

Hola, quiero hacerles una pregunta: ¿la Virgen María es esposa del Espíritu Santo? Porque en el credo dice " y por obra del Espíritu Santo el Verbo se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre"…

La relación de la Virgen María con Dios (con las tres divinas Personas) es tan única, tan sublime, tan inefable, que Ella (María) es llamada “la Madre de Dios Hijo, la hija predilecta de Dios Padre y el templo del Espíritu Santo” (LG, 53).

Por consiguiente en ningún momento de la historia se ha dado una implicación tan real, tan honda y tan total entre Dios y una creatura humana, como en el caso de María.

Dios Trinidad, enviando al ángel Gabriel, le pide a María aceptar que, por su medio, la segunda divina persona de la Santísima Trinidad asuma la naturaleza humana.

Ella sin dudarlo un instante se pregunta cómo aceptar o colaborar con la divina voluntad, y la respuesta divina se da mediante el poder del Espíritu: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti" (Lc 1, 35).

El Espíritu Santo acepta la decisión trinitaria de unirse y atarse a María para que de Ella nazca Jesucristo, el Hijo de Dios. Y María acepta entregarse al Espíritu de Dios, para convertirse en Madre de Dios.

Y el Espíritu Santo, que es Señor y dador de vida, es enviado para fecundar el vientre virginal de María haciendo que ella conciba al Hijo del eterno Padre en una humanidad tomada de la suya; es por esto que el Espíritu Santo se considera el esposo de la Virgen María. Es un esposo espiritual que la convierte en su templo (una de las letanías), y en el primer sagrario del hijo de Dios.

Los relatos evangélicos presentan pues la concepción virginal como obra divina que sobrepasa toda lógica humana: "Lo concebido en ella viene del Espíritu Santo", le dice el ángel a José porque María ya era su promesa esposa (Mt 1, 20). 

Y este milagro no nos debe extrañar pues si Dios es capaz de crear de la nada, ¿cómo no va a ser capaz de hacer nacer de la Virgen María a Jesús? El ser humano no es capaz de describir ni de explicar este gran milagro; nos debemos contentar con aceptar que el Espíritu Santo vino sobre María, la cubrió con su sombra el poder del altísimo, y el fuego del Espíritu Santo, que es el amor, hizo germinar el misterio del Verbo de Dios que se hace hombre.

María es esposa en tres sentidos: 

A. En sentido teológico: María ha sido denominada esposa de Dios Padre ya que tanto Dios-Padre como María pueden llamar a Jesús, con propiedad y con justa razón, Hijo.

B. En sentido espíritu-devocional: María es Esposa del Espíritu Santo como ya se ha explicado al inicio del artículo. Sin embargo decir que María es esposa del Espíritu Santo no debe tomarse en sentido conyugal, que le es propio a los seres humanos, porque en el texto según san Lucas que habla de la Encarnación (Lc 1,35:) el Espíritu Santo es sólo fuerza creadora, haciendo la salvedad que el hijo de Dios no procede del Espíritu Santo.

Dicho de otra manera, el Espíritu Santo que desciende sobre María actúa como potencia creadora y no como potencia generadora.

Ahora bien, esta realidad esponsalicia debe verse en el sentido bíblico, más concretamente, según el libro el Cantar de los Cantares. Este libro expresa claramente el vínculo de amor de Dios con el pueblo elegido y en particular ayuda a entender la relación de amor entre Dios-Amor y María.

Por tanto la relación esponsal del Espíritu Santo y María debe tomarse en un sentido exclusivamente espíritu-devocional y/o, en caso extremo, alegórico.

Sobre esta realidad esponsal os presento tres referencias:

1. San Luis María Grignión de Monfort dice: “Dios Espíritu Santo comunicó a su fiel Esposa, María, sus dones inefables y la escogió por dispensadora de cuanto posee…”: (Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen n.25).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.