Aleteia

La Iglesia está cambiando hacia un color latinoamericano

© ServizioFotograficoOR/CPP
March 31, 2014: Pope Francis meets with Padre Angel Fernandez Artime during a meeting at the Vatican.
Comparte

¿Qué haría, que diría Don Bosco hoy ante diversos temas? Responde el superior general de los salesianos

¿Qué haría Don Bosco hoy? Con esta pregunta sobrevolando todo el libro, Angel Expósito, director del programa La Mañana de la cadena COPE acaba de publicar un libro entrevista con el Rector Mayor de los Salesianos, el padre Ángel Fernández Artime, que tiene por título Don Bosco hoy, de Romana Editorial.

Durante la presentación de la obra, el Rector Mayor de los Salesianos ofreció su visión y la visión de Don Bosco sobre muchos de los temas que hoy en día se encuentran en la mente de todos, y cuyo drama, sufrimiento y soluciones ya veía Don Bosco en su época, hace casi 200 años, que fue cuando nació.

“Don Bosco es una figura que sigue teniendo una gran actualidad. Ha sido un hombre profundamente humano y un hombre de Dios; su pasión educativa y humana la puso en los jóvenes”, explicaba Angel Fernández Artime: “Los jóvenes del mundo son muy diferentes, pero son muy iguales. En el momento en el que el joven se siente muy respetado, valorado y querido, cambia radicalmente y está dispuesto al encuentro. Esto vale para Europa, Africa o Myanmar”.

Durante las preguntas de los periodistas, el Rector de los Salesianos fue ofreciendo la visión de Don Bosco sobre temas de actualidad. Destacamos tres temas: Los naufragios en el Mediterráneo y el drama de la inmigración, la persecución a los cristianos y los cambios que se están produciendo en la Iglesia. Éstas fueron sus respuestas:

¿Qué diría Don Bosco sobre el drama de los naufragios en Sicilia?

Don Bosco varias veces dijo a su sociedad: “Lo que nosotros no le demos a los muchachos de buena gana y por ayudarles para salir de su situación, llegará un día que ellos lo arrancarán a punta de pistola”. Era una convicción que tenía para motivar a su sociedad turinesa.

Estoy convencido de que el diría que es imperdonable la situación en la que nos encontramos. Parece que solamente nuestros países reaccionan cuando nos toca un poquito de cerca la tragedia. Sincremaente creo que es una realidad social tan desbordante que tendría que haber un diálogo político-social de todos los países con intervención de Naciones Unidas.

No basta, creo yo con la caridad local de las personas de buena fe. Se trata de una situación estructural de descarte. Se requiere intervención estructural.

Sobre el color de la Iglesia ¿Esta cambiando, hacia qué color va?

A mí personalmente me alegra ver los movimientos de la Iglesia. Esta quedando atrás el eurocentrismo que nosotros hemos tenido. Pensar que todo se podía mirar con la perspectiva de Roma. Hay muchos cambios: en los tres últimos Papas: uno polaco, otro alemán, otro argentino. Se nota en los Superiores Generales de las Congregaciones.

Está cambiando la Iglesia, es evidente, y cambia hacia ese color, para mí hermoso, latinoamericano. América Latina tiene una magia, un magentismo, una vida, una juventud.

También desde la mirada salesiana: Africa es el león dormido que está despertando. Así es otro gran gigante. El cambio de color de piel de la Iglesia católica nos hace mucho bien.

Sobre la violencia fundamentalista, sobre lo que se vive en Siría o en Pakistán

Ocurren distintos niveles de intervención. Uno político, de Estado, donde nosotros tenemos una relativa incidencia. No podemos dejar de denunciar que se requiere una intervención. La reacción de los Estados debe forzar a una mirada global diciendo que esto es inadmisible.

También hay otro tipo de respuesta, la local, la que da cada sociedad. Mi mirada es la de educador. La gran fuerza es la educación, es el mayor instrumento de transformación. La educación en todos los niveles, que permite sacar a tantos muchachos que podrían estar desarraigados. Son problemas de una doble dimensión.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.