Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 05 marzo |
San Casimiro
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Por qué conocer a nuestros hijos?

Halpoint

La Mamá Oca - publicado el 22/04/15

Pero lo que ve un psicólogo con una o dos horas semanales son más comportamientos, acciones, todo lo que el alma de nuestro hijo quiere externalizar de alguna manera que tal vez no le gusta al resto o hacen que su sociabilidad no sea la adecuada. ¿

Y saben por qué las terapias toman tanto tiempo? Porque el terapista se da el trabajo de conocer a su paciente y, si es un niño, a sus papás, a sus hermanos, la dinámica familiar, escolar, etc. para ver de dónde salen todos los problemas…pero no conviviendo, sino en cortas sesiones con ciertas herramientas de medición. Y sin el amor de un padre. Nuevamente, hablamos de puro y simple conocimiento. Ojo, quiero que quede claro que estoy hablando de situaciones cotidianas, no de casos clínicos u otras situaciones que sí requieren a un especialista para salir adelante.

Conocer para amar responsablemente

Al ser nosotros los que más amamos a nuestros hijos, está en nosotros el conocerlo más, no para amarlo más (porque como dije al comienzo, este es el único amor que nace y crece sin que el conocimiento sea su causa) sino para simplemente ahondar en lo que mueve su corazón.

Muchas situaciones se han salvado porque una mamá o papá conocía mucho a su hijo. Leí una vez un caso en que un adolescente contento y feliz de repente se volvió huraño y mal humorado. La situación se mantenía. La mamá que sabía perfectamente cómo funcionaba el universo interior de su hijo se preocupó y fue a consultar a especialistas. Todos le decían que era normal a su edad. Pero ella no les creyó porque lo conocía. Sabía que algo grave estaba pasando. Y no quería preguntarle directamente a su hijo porque sabía que a esa edad y siendo hombre, la forma de abordarlo no podía ser directa.

Durante mucho tiempo la mamá, atenta, entraba al cuarto del chico a ordenar la ropa o hacer otras cosas buscando estar cerca de él… hasta que un día el hijo no aguantó y le contó que un conocido lo había tratado de seducir y él había escapado, pero que desde entonces se sentía avergonzado y no se lo quería contar a nadie. A partir de ahí las cosas mejoraron. Y todo porque la mamá conocía a su hijo mejor que nadie… mejor que los especialistas, mejor que lo que cualquier libro o amigo le podía decir.

Veamos la situación en nosotros mismos. Mientras más nos conocemos, más autodominio tenemos sobre nuestra voluntad, sobre nuestros pensamientos. Sabemos reconocer nuestros sentimientos y sabemos cómo actuar cuando estos se presentan. El autoconocimiento es una herramienta poderosísima para el crecimiento personal. Porque el conocimiento nos da poder y control (que puede ser en el buen y el mal sentido de las palabras, pero para efectos de este blog, lo decimos en el buen sentido).

Lo mismo sucede con nuestros hijos: mientras más los conocemos podemos controlar mejor las situaciones, dominar los problemas, ver las posibles causas y las posibles soluciones. Muchas terapias familiares sirven para conocerse unos a otros porque, sí, podemos vivir bajo el mismo techo pero no saber quién es realmente el que comparte el cuarto con nosotros. Ganémosle un poco de tiempo a una posible terapia haciendo el esfuerzo de conocernos.

Conocer a nuestros hijos es de vital importancia para su desarrollo. No los conocemos para controlarlos y fiscalizarlos, ni mucho menos para criticarlos (“Te conozco, todo lo que haces para vagar”, no es una frase muy constructiva). Los conocemos para amarlos más allá del amor natural que nace de la simple filiación. Para amarlos con el amor responsable que merecen tener de parte de sus padres como encargados de su formación y crecimiento espiritual. Por eso no estoy hablando de un conocer superficial (saber que su plato favorito son el pollo con papás fritas no es un conocimiento profundo, de su intimidad).

Reflexionemos un poco sobre este tema y analicemos cuánto realmente conocemos a cada uno de los miembros de nuestra familia, como seres únicos y distintos, irrepetibles. Seguro que si nos ponemos como meta ahondar un poco más en cada uno de ellos encontraremos sorpresas insospechadas, gratas y no tan gratas. Pero ya el simple hecho de saber que existen es un gran paso para disfrutarlas o para enfrentarlas.

Artículo originalmente publicado por La Mamá Oca

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
3
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.