Aleteia

Mejorar, ¿de quién depende?

Alejandra Donat de Caralt-cc
Comparte

La historia del costal de trigo que se le cayó a la mula

Deseas superar tus defectos, acercarte a Dios… pero es indispensable tu voluntad de querer cambiar acompañada de acciones concretas.
 
Un hombre fue a confesarse con un sacerdote y le pidió que intercediera a Dios por él, para ver si así dejaba sus pecados y su mala vida. El sacerdote así se lo prometió y así lo hizo; mas como al cabo de algún tiempo no paraba de quejarse de que seguía pecando y no le eran de provecho algunos aquellas oraciones, el sacerdote le dijo:
 
– Ven y ayúdame a levantar aquel costal de trigo que se le ha caído a esa mula.
 
Cogió el hombre por un lado y el sacerdote por otro, y cuanto más tiraba el pecador para arriba, más tiraba el sacerdote para abajo:
 
– ¿Cómo lo vamos a levantar de ésta manera?, preguntó el hombre.
 
– Pues igual haces tú – respondió el sacerdote: cuando pido a Dios te levante de tus pecados, tú sigues tirando hacia abajo.
 
Nuestra voluntad de querer cambiar es determinante en el proceso de santificación. Tu voluntad se ve robustecida con la oración y los sacramentos. Estas armaduras te protegen más eficientemente en este medio en que vivimos. ¡Vívelos para poder tener VIDA verdadera!
 
Tomado de Para leer en el Tren de monseñor TIHAMER TOTH y escogidas por el Padre José Julio Martínez (1953)
 
Artículo originalmente publicado por encuentra.com
 
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.