Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los misioneros de la primera hora en Bolivia

© Public Domain
Comparte

Conociendo los países altiplánicos que visitará el papa Francisco (I)

Los jesuitas emprendieron su plan de expansión en el siglo XVI creando las misiones en siete pueblos de Bolivia: San José de Chiquitos, San Javier, Concepción, San Ignacio de Velasco, Santa Ana, San Miguel y San Rafael. Posteriormente en el año 1992, estos lugares de gran riqueza histórica y cultural fueron catalogados por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Por el año 1640, los jesuitas infringen las “Leyes de Indias” al armar de fusiles y entrenar militarmente a los oriundos de las reducciones. Posteriormente en el año de 1645, el Virrey del Perú autoriza para que los jesuitas tengan legalmente armas de fuego para mantener toda una organización militar.

El 2 de abril de 1767, el Rey Carlos III ordena la expulsión de los jesuitas de todos sus dominios y el papa de ese entonces suprime a la Compañía de Jesús; solo en 1814 el papa Pío VII autoriza para que sigan funcionando.

La presencia de los españoles en América generó pobreza, desigualdad social y humillaciones, sin embargo, gracias a los miembros de las diversas congregaciones es que se evangelizó de pueblo en pueblo.

Los misioneros enseñaban la fe cristiana, incentivaban la estabilidad del núcleo familiar y la paz en una sociedad convulsionada. Por ello, muchos predicadores tuvieron que enfrentarse a las autoridades para defender al pueblo de las injusticias sociales.

Ahora, las iglesias, conventos y monasterios son testigos que acompañan la vivencia de una fe católica que se dispone a recibir en Bolivia al papa Francisco.

Con información de Abraham Cutipa Galindo

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.