Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 15 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconEspiritualidad
line break icon

Conoce mis defectos, mi miseria… ¡y me abraza!

© Jasmic

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/04/15

Y quizás yo sigo empeñado en transformar el mundo con mis fuerzas

Muchas veces no hago las cosas bien y sufro por ello. A veces pienso que me gustaría hacer bien todo lo que intento hacer. No es tan sencillo. No es necesario.

Me olvido de Dios. Porque creo que me bastan mis fuerzas y talentos. Y me siento seco y no encuentro en mi corazón ese deleite en Dios. Y no confío ni me abandono en sus manos. ¿No nos pasa esto muchas veces?

El otro día leía una descripción de esos hombres que se secan porque a su corazón no llega Dios: “No se vuelven al fondo. No tienen fuente, pasan sed y no intentan avanzar. Se mantienen en las cisternas que ellos mismos se han fabricado y no tienen gusto por Dios. No beben agua viva. La dejan[1].

Es como si le tuvieran miedo a Dios. Como si su presencia pudiera cambiarles los planes. No beben de la fuente que brota en su propio corazón. Buscan fuera todo y se secan.

A veces me veo reflejado en esas palabras que hablan de buscar seguridad y huir del abandono. Me olvido de ese Dios que me espera con los brazos abiertos cuando yo no creo en su poder.

Me olvido de María que busca mi espalda para abrazarme con ternura cuando soy débil y caigo. Ese abrazo de Madre me descansa. Me recuerda esa plenitud a la que estoy llamado.

Dios en la vida me ha llamado a estar con Ella, a estar con Él. Conoce mi debilidad, mis caídas, mi necesidad, mi vacío, mi herida. Sabe de mis miedos e inseguridades. Y, contando con todo ello, me llama, no deja de llamarme. Me parece asombroso.

No pretende que haga muchas cosas y todas bien. Sólo parece querer que aprenda a estar a su lado. Así, sin más, sin grandes obras. Él sabe que estoy roto por dentro, y me llama. Yo me empeño en ser perfecto.

Decía el Padre José Kentenich: “¡Cuánta necesidad tengo de ser reconocido por los demás! Si poseo la recta humildad, no debo excluir nada. Todos tenemos algún límite. No debiera importarme que los demás conozcan mis miserias y debilidades. ¡Cuán equivocada es la tendencia a desvalorizar a los demás!»[2].

Él conoce mis entrañas, el fondo más seco de mi cisterna, ha visto mi torpeza y me abraza con toda su ternura. No se asombra al ver mi debilidad. Al contrario, se conmueve y me sumerge en el mar de su misericordia.

Su abrazo, pese a que no acabo de creérmelo del todo, no depende de si me porto mal o bien, de si hago algo bueno o malo. De si en mi vida hay pecado o sólo su pureza.

No toma en cuenta mis carreras ni mis descansos, mis desvelos y mis esfuerzos. Bueno, sí que se alegra cuando lo quiero dar todo y tropiezo y caigo. Como una madre mira con ternura los esfuerzos de sus hijos por empezar de nuevo a caminar.

Pero no se aleja y su abrazo permanece esperando mi llegada. Soy yo el que se aleja al hacer algo mal tantas veces. Soy yo el que se esconde detrás de los árboles cuando deja de amar su propia vida.

El abrazo de Dios permanece. Su amor incondicional permanece. Y quizás yo sigo empeñado en transformar el mundo con mis fuerzas, sin contar con Dios. En erradicar el mal con torpes manotazos, erigiéndome en un Dios todopoderoso.

Yo, frágil y pobre. Me escucho a mí mismo levantando la voz contra los vientos. Intentando calmar el océano con la falta de paz de mi propia alma. Lucho y me levanto en un intento pobre por cambiar el mundo.

No logro cambiarme a mí mismo y pretendo cambiar el universo. Es la vanidad de mi amor que se busca a sí mismo con tanta fuerza. Es la vanidad de esta vida en la que trascurren mis pasos.


[1] Anselm Grün,
La mitad de la vida como tarea espiritual, 59

[2] J. Kentenich,
Hacia la cima
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.