¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Para la historia: 10 encuentros emocionantes entre Francisco y enfermos graves

© DR
Comparte

10 gestos sublimes del papa que les hicieron derramar lágrimas

La cultura del encuentro, de la solidaridad, de la acogida: esta es la cultura que ha caracterizado el pontificado de Francisco, repleto de gestos concretos de amor a los menos afortunados. A ellos, el papa nunca duda en dedicarles una caricia espontánea, un abrazo amigo, una bendición y una oración.
 
Recordemos 10 de los encuentros más emblemáticos, conmovedores y tiernos entre el papa Francisco y personas a quienes la vida ha probado con grandes sufrimientos:
 
1) El tetrapléjico Cesare Cecconi
 

19 de marzo de 2013: elegido papa pocos días antes, el papa Francisco pasaba en el papamóvil saludando a los fieles en la Plaza de San Pedro cuando, en cierto momento, hizo parar el coche, bajó y fue hasta un señor tetrapléjico. Francisco le miró sonriendo y besó su cabeza. Era Cesare Cecconi, hombre de 50 años de edad, tetrapléjico desde los ocho meses de vida.
 
Cece, como era cariñosamente llamado, falleció este ano, el 22 de febrero. Pocos meses antes, había escrito al papa Francisco, preguntándole si recordaba aquel encuentro. El papa respondió que lo mantenía siempre vivo y presente en la memoria, así como el cariño de sus amigos de la organización UNITALSI, que estaban con él en la plaza. Junto con la carta, el papa le había enviado como regalo un rosario.

2) Vinicio Riva, el hombre de las llagas
 

Tras la audiencia del 6 de noviembre de 2014, dieron la vuelta al mundo las imágenes del papa besando las llagas de Vinicio Riva, un hombre italiano desfigurado de rostro y cuerpo por el Síndrome de Von Recklinghausen, conocido como neurofibromatosis de tipo 1.
 
El proprio Vinicio relata el “encuentro mágico” que tuvo con el papa: “Yo besé su mano, mientras él, con la otra mano, acarició mi cabeza y las heridas. Luego me abrazó fuertemente y me dio un beso en la cara. Yo me quedé allí con la cabeza en su pecho y sus brazos alrededor mío.  Él me agarró con fuerza, con cariño, sin rechazarme. Intenté hablar, decirle algo, pero no lo conseguí. La emoción era demasiado fuerte. Todo duró poco más de un minuto, pero a mi me pareció una eternidad”.

3) El desconocido hombre sin rostro

Dos semanas después del conmovedor abrazo a Vinicio, el papa encontró, en la audiencia del 20 de noviembre, al "hombre sin rostro", alguien cuya identidad sigue desconocida: es un hombre que perdió la mayor parte del rostro debido a una enfermedad que le desfiguró casi por completo. Francisco conversó con él y, en seguida, le dio un fuerte abrazo y le bendijo.

4) El niño con cáncer que invitó al papa a visitarlo en su casa
 
El 15 de mayo de 2014, un grupo de cerca de mil personas de la provincia de Nápoles, territorio con alta infiltración mafiosa, fue a la Plaza de San Pedro a la audiencia del miércoles. Entre ellas, un niño enfermo de cáncer. A bordo del papamóvil, Francisco paró junto al gran grupo napolitano. Fue cuando la madre del niño lo aproximó a los guardias.
 
El papa le abrazó con efusión, para inmensa alegría del pequeño, que preguntó al papa directamente: “¿Cuándo vas a venir a visitarme a mi casa?”. Francisco sonrió, se conmovió y, haciendo un signo con la cabeza, pareció decirle un “sí”. De repente, de las manos del niño forzado a vivir en una silla de ruedas, brotaron dos cartas manuscritas, que el pequeño colocó con delicadeza en las manos del papa. Francisco las recibió, sorprendido y sonriente.
 
5) Una caricia para Pasquale, un joven enfermo en fase terminal
 
Un destino atroz e irreversible. Y un último deseo: recibir un abrazo del papa Francisco. El pequeño Pasquale, de 13 anos, enfermo terminal, estaba en su silla de ruedas cuando el sueño se hizo realidad. En la visita a Caserta, sur de Italia, el papa Francisco le preguntó: "¿Como estás?", acariciando su rostro varias veces y dándole su bendición, en julio de 2014.

Páginas: 1 2

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.