¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lectio Divina: Lunes V semana de Cuaresma Ciclo B

© Henri Bergius
Comparte

Una guía para rezar con la Escritura esta Cuaresma

LECTIO DIVINA 
LUNES V SEMANA DE CUARESMA CICLO B

 
Invocación al Espíritu Santo:
Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.
Amén
 

TEXTO BIBLICO: Juan 8, 1-11
«Ve y en adelante no peques más»

 
   8,1: Jesús se dirigió al monte de los Olivos. 8,2: Por la mañana volvió al templo. Todo el mundo acudía a él y, sentado, los instruía.
  8,3: Los letrados y fariseos le presentaron una mujer sorprendida en adulterio, la colocaron en el centro, 8,4: y le dijeron:
   —Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en adulterio. 8,5: La ley de Moisés ordena que mujeres como ésta sean apedreadas; tú, ¿qué dices? 8,6: Decían esto para ponerlo a prueba, para tener de qué acusarlo.
   Jesús se agachó y con el dedo se puso a escribir en el suelo. 8,7: Como insistían en sus preguntas, se incorporó y les dijo:
   —El que no tenga pecado, tire la primera piedra.
  8,8: De nuevo se agachó y seguía escribiendo en el suelo. 8,9: Los oyentes se fueron retirando uno a uno, empezando por los más ancianos hasta el último. Jesús quedó solo con la mujer, que permanecía allí en el centro.
  8,10: Jesús se incorporó y le dijo:
   —Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?
  8,11: Ella contestó:
   —Nadie, señor.
   Jesús le dijo
   —Tampoco yo te condeno. Ve y en adelante no peques más.
BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO
 
 

LECTURA: ¿Qué dice el texto?

 
El Evangelio del día de hoy nos presenta uno de los pasajes más conocidos del Nuevo Testamento, se trata de la “mujer adúltera”.

El pueblo, fascinado por las palabras y enseñanzas de Jesús sale a su encuentro para escucharlo, en medio de ellos había letrados y fariseos que buscaban el momento oportuno para poner a Jesús a prueba, y poder acusarlo.

Es así que le presentan a una mujer sorprendida en adulterio, y le hacen recordar a Jesús que la Ley de Moisés ordenaba la lapidación en estos casos, y le preguntan que es lo que deberían hacer.

Los letrados y fariseos, pusieron a Jesús en una enredada situación, si respondía que se debía cumplir con lo que ordenaba la Ley, Jesús sería marcado como cruel, por mandar a matar; y si ordenaba no matarla, sería un incumplidor de la Ley.

Pero Jesús no entra en esta lógica, sabe en que momento y en que forma actuar, sobre el suelo escribe algo que desconocemos, porque la escritura no lo especifica. Ante esto, los letrados y fariseos seguían insistiendo, es allí cuando Jesús dice: “El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra”.

Ante esta respuesta, nadie protesto ni siguió insistiendo, poco a poco cada uno se retiró, comenzando por los ancianos.  Jesús con su palabra, permite hacer comprender que la Ley no puede ser manipulada por intereses propios, sino que requiere cumplir con el mandamiento del amor, sin esto nada tiene sentido, y la Ley se vuelva letra muerta.

Pensemos un momento en la mujer, fue expuesto su pecado ante el pueblo, cuánta vergüenza habrá sentido, y cuánto temor a perder su vida de una manera cruel. Jesús no es indiferente a esta situación. Dice la palabra que quedó solo con la mujer, y acercándose a ella le pregunta: “Mujer, ¿Dónde están tus acusadores? ¿Nadie te ha condenado?”. Al final de cuentas quien condena a otro, se condena a sí mismo.

“Yo tampoco te condeno”, esta respuesta de Jesús llena de misericordia y compasión, Él es el hombre nuevo, el único limpio de pecado capaz de condenar, pero elige el camino del perdón, un camino que el verdadero arrepentimiento del otro, y el compromiso de no volver a pecar.

Páginas: 1 2

Tags:
cuaresma
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.