Aleteia

Nápoles y Pompeya: El Papa comerá con transexuales y enfermos de sida

© Alessio Paduano / NurPhoto
A welcome sign on the seafront of Mergellina announces the visit of Pope Francis in Naples on December 30, 2014. The Pontiff will visits the city of Naples next March 21, 2015. The first roadmap of Pope Bergoglio visit includes the following stages: Scampia, Cathedral of Naples, Poggioreale prison, Plebiscito square and finally the celebration of the Mass at Rotonda Diaz. (Photo by Alessio Paduano/NurPhoto)
Comparte

En su viaje de este sábado 21 de marzo, el Pontífice se reunirá con presos, jóvenes y enfermos

El Papa Francisco visitará las ciudades italianas de Nápoles y de Pompeya el sábado 21 de marzo, un recorrido por las periferias que tanto ama y que son el signo distintivo de sus viajes apostólicos.
 
Tierra de san Jenaro y el Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Pompeya: allí se encontrará con los presos, los jóvenes y el clero. Dos transexuales y algunos enfermos de sida de la prisión “Giuseppe Salvia” en Poggioreale se sentarán en la mesa con Francisco.

Una sola jornada que será esperanza y continuidad de la caridad profesada por el Pontífice en una región azotada por la pobreza, la Camorra (la mafia local) y, por otro lado, dotada de un gran fervor religioso, creatividad y deseos de justicia.
 
“No queremos transformar la venida del Papa en un evento que se termina en una sola jornada. Como Iglesia, nosotros estamos moviéndonos y continuaremos haciéndolo en todas las parroquias, los barrios y las escuelas”, dijo el arzobispo de la Nápoles, el cardenal Crescenzio Sepe, ilustrando los detalles de la visita papal (09.01.2015).  
 

Los reclusos de la prisión de Poggioreale en Nápoles en la cena de Navidad, 23 de diciembre 2014, evento organizado anualmente por la Comunidad de San Egidio © CITIZENSIDE/MARCO CANTILE / citizenside.com

Bendición de la Virgen y caridad para los enfermos
 
El primer acto del Papa será pedir la bendición del viaje a la Virgen María venerada en el Santuario de Pompeya, principal santuario mariano de la región de la Campania y del sur de Italia.

Los enfermos y los discapacitados, beneficiarios de las obras del santuario, estarán en primera fila para saludar al Papa, así como él desea. Justamente, en conferencia de prensa en Pompeya, el arzobispo, monseñor Tommaso Caputo, ha anunciado que una de las obras de caridad de la Basílica tomará el nombre del Santo Padre (12.03.2015).
 
El Papa Francisco ha manifestado su predilección por la oración mariana. “El rosario es la oración que acompaña siempre mi vida; es también la oración de los sencillos y de los santos…es la oración de mi corazón”.
 
Será una visita breve de cuarenta minutos, pero elocuente desde el punto de vista del significado, leyendo la historia del Papa, también devoto manifiesto de la Virgen de Luján en Argentina.  
 
El Pontífice rezará frente al cuadro de la Virgen del Rosario y recordará la obra de caridad aún viva del beato Bartolo Longo (1841-1926), fundador del santuario.  
 

Como es sabido, antes de cada viaje internacional, el Pontífice visita la Basílica de Santa María la Mayor en Roma para encomendar su misión.  En esta ocasión, visitará la Basílica mariana de Pompeya bajo tutela pontificia.

Francisco contra la mafia
 
Luego, el Papa se trasladará en helicóptero a la ciudad de Nápoles, seguramente para pedir a la ciudad que se levante, una ciudad que vive la contradicción de una tradición milenaria, puerto de varias culturas y al mismo tiempo, la plaga de una reciente decadencia de sus periferias debido al abandono del Estado, las mafias y la micro criminalidad.
 
“Los mafiosos no están en comunión con Dios, están excomulgados”, dijo Francisco el 21 de junio de 2014. En esa ocasión, el Papa se dirigió a los antagonistas de la mafia napolitana, la ‘ndrangheta, que opera en Calabria, sur de Italia, y domina la dristribución de droga en toda Europa.
 
Así, sostuvo que la mafia “es la adoración del mal y el desprecio del bien común. Hay que luchar contra este mal, alejarlo, decirle no”. En Nápoles se espera que el Papa otra vez denuncie el comportamiento soslayado de los mafiosos que penalizan y hacen víctimas a los niños y los jóvenes.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.