¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La llegada del Papa Francisco, una jugada maestra de la Providencia

© Public Domain
Comparte

Entrevista a José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián (España)

Uno de los atractivos de la próxima Asamblea anual de socios de e-Cristians, que tendrá lugar el próximo 7 de marzo en Barcelona, es la interesante conferencia abierta al público que pronunciará a las 10 de la mañana el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, y que versará sobre ‘La providencia del Pontificado del Papa Francisco’.

En la Asamblea, de entrada libre y gratuita, se presentará un informe sobre las actividades realizadas por e-Cristians en 2014 y sobre las previstas para este año en curso. El lugar de celebración es la Fundación Balmesiana, c/ Duran i Bas núm. 9 de Barcelona.

Dada la significación de la presencia del obispo Munilla en la Asamblea de e-Cristians, nuestro diario digital ha conversado con él para avanzar a nuestros lectores algunas cuestiones relacionadas con su conferencia y su presencia en la asamblea, así como otras relativas a su valioso punto de vista en temas de actualidad que están generando debate en el seno de la opinión pública, como el cambio de enfoque informativo de algunos medios de comunicación respecto al Papa desde que Francisco está presente en el Vaticano; su próxima encíclica; la amenaza del fundamentalismo yihadista sobre un Occidente acomodado en el relativismo laicista; o el reciente atentado contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo, entre otros temas de interés.

“Los medios de comunicación han experimentado un giro copernicano con el Papa, que va desde la desafección a la afección”

El pontificado del Papa Francisco está sorprendiendo sobre todo por la forma de comunicar y de llenar de gestos sus apariciones, ¿qué opinión le merece?

Pienso que la llegada del Papa Francisco ha sido el resultado de una jugada maestra de la Providencia; gracias a la cual se ha producido una notable superación de la desafección de millones de personas respecto al papado, a la Iglesia Católica, y al mismo hecho religioso. La misma actitud de los medios de comunicación ha experimentado un giro copernicano, que va desde la desafección a la afección.

El complejo anti-romano, del que habló ampliamente Von Balthasar, estaba profundamente arraigado en muchos ámbitos eclesiásticos (obviamente, no podemos ser tan ingenuos de pensar que ya haya sido plenamente superado), y necesitaba un tratamiento de choque.

Por supuesto que un fenómeno tan amplio no está exento de manipulaciones, peligros, tropezones, etc. Pero, por encima de todo, no me cabe la menor duda de que la Providencia es la actora principal de este momento tan singular en la historia de la Iglesia (aunque la distinción de ‘Hombre del Año’ la haya recibido el Papa Francisco).

“Es un hombre profundamente tradicional, al mismo tiempo que nada conservador”

¿Considera que es un pontificado continuista en relación con los dos anteriores papas o, como se afirma desde algunos sectores, se trata de una ruptura?

Sin duda alguna, el pontificado del Papa Francisco debe de ser entendido como parte del proceso que la Iglesia vive de continua reforma, pero en fidelidad a la Tradición.

Aun a riesgo de simplificar, en diversos foros me he atrevido a formular la siguiente tesis: el Papa Francisco es un hombre profundamente tradicional, al mismo tiempo que nada conservador. Distinguir estos dos conceptos es clave, para no errar en el juicio sobre este pontificado. Y, por desgracia, con frecuencia se confunden, generando no pocos malentendidos y perplejidades.

Los medios de comunicación tienden a subrayar los gestos de Francisco que expresan su libertad interior, nada conservadora; mientras que suelen silenciar los gestos y palabras que demuestran la determinación con la que se reafirma en la tradición de la Iglesia: menciones frecuentes a la acción del demonio, no ya en un sentido simbólico, sino real; insistencia en la confesión frecuente y humilde de nuestros pecados, frente a las incomprensiones racionalistas y a las resistencias secularizantes clericales; manifestaciones contundentes frente a la ideología de género… Incluso se ha realizado un silenciamiento muy significativo en lo que respecta a la etapa episcopal de Jorge Mario Bergoglio.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.