Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 diciembre |
Beato Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cómo dialogar con la indiferencia?

© Fotos GOVBA / Flickr / CC

Escuchar

Aleteia Team - publicado el 25/02/15


que se pueda a fin de que sean accesibles al máximo número posible de personas.

La indiferencia como escudo

La indiferencia en muchos casos no deja de ser un mecanismo de defensa psicológico frente a la aterradora angustia existencial que supone la falta de respuesta a dichos interrogantes.

La abrumadora soledad que representa para el espíritu humano el carecer de respuesta a dichos interrogantes hace que resulte casi imposible vivir en dicho vacío existencial sin experimentar una sensación de náusea por la carencia de sentido de la existentica humana en un mudo sin Absoluto, como la que manifiesta Roquetin, el protagonista de la célebre novela sartriana La náusea, paradigma literario del ateísmo existencialista y que tuvimos ocasión de analizar en la tercera parte.

Una manera de superar este trauma puede consistir perfectamente en negarse a plantearse tales cuestiones volcando el espíritu en objetivos puramente finitos.

La vida humana se convertiría así en una especie de movimiento caleidoscópico cuyo horizonte se limitaría a la pura inmanencia y se autoprotegería del acecho de la angustia existencial mediante la velocidad vertiginosa con la que se sucederían los anhelos finitos del espíritu humano.

De este modo Ser y Tiempo estarían íntimamente ligados, pero ya no en el sentido en el que quiso presentarlos Heidegger. Ahora el tiempo —finito— sería el cauce en el cual se disolvería el ser.

El ser se ahogaría, por agotamiento, en un devenir exhaustivo, no habría valores permanentes, todos los valores serían puramente convencionales y temporales, constantemente se estaría produciendo una transvaloración, de este modo podríamos llegar a creernos que no era necesario interrogarnos por el fundamento de dichos valores, ya que tal fundamento no podría ser otro que la voluntad de nuestro consenso.

Y así la voluntad de poder, el llegar a ser lo que queremos ser, sería el criterio último de verdad y de bondad de los valores morales actuales.

Fragmento del libro El dios de los ateos, de Carlos A. Marmelada (Editorial Stella Maris, Barcelona, 2014).

  • 1
  • 2
Tags:
ateismofilosofía
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.