Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconPuntos de vista
line break icon

Hablando de los dones con mi hijo

La boa y el elefante - publicado el 20/02/15

Hoy hablaba con mi hijo de los dones y del esfuerzo que conllevan. Es algo que muchas veces los padres no hablamos con nuestros hijos. Los dones. Sus dones. La conversación vino por sus buenas notas en el Conservatorio de Música, donde está estudiando Flauta Travesera.

Lo primero que hice fue explicarle lo que era un don. ¿Explicamos esto a nuestros hijos? Un don es algo que se te regala para que tú, a su vez, lo pongas al servicio, lo des, lo entregues. No es algo que tú consigues. No es algo fruto de tu experiencia ni de tu sabiduría ni de tu inteligencia. Es un regalo de Dios. Te lo da. ¿Para qué? Para que seas feliz, para que hagas felices a otros y para que lo glorifiques a Él y conduzcas tu vida y la de tu prójimo a Él. 

Luego hablamos de lo feliz que se sentía él cuando tocaba la flauta, de lo contento que salía siempre del Conservatorio, de cómo, desde muy pequeño, tuvo instrumentos en sus manos y cómo la música le conmovía lo más hondo. Hablamos de su capacidad desde muy chiquitito para aprender música, de su sentido del ritmo, de su entonación y su sensibilidad. Pistas. Son pistas para descubrir un don. Porque los defectos son fáciles de ver y hemos de ser conscientes de ellos pero ¡los dones! tenemos que descubrirlos y conocerlos de igual manera. Los defectos no nos sirven para construir el Reino, los dones sí.

Y luego hablamos de la responsabilidad con el don recibido. Porque no se puede traicionar a un don. No se puede vivir de espaldas a él. No se puede enterrar. Sería enterrar a Dios mismo y enterrar nuestra propia felicidad y la de muchos. El don tiene que cuidarse y eso conlleva esfuerzo. Horarios exigentes, tiempos dedicados, sacrificios, paciencia, humildad… Porque el don está vivo. Tiene que crecer y desarrollarse. No es algo estático que está y punto. ¡No! ¡Cuánta gente vive de espaldas a sus dones! Sólo hace falta ver el mundo y comprobar que… demasiada. 

Urge descubrir nuestro propio don. Urge que los padres y las madres ayudemos a nuestros hijos en esta bonita y ardua tarea. Urge.

@scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.