Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEstilo de vida
line break icon

La certidumbre de la incertidumbre

© Nastya Birdy

Familia Cristiana - publicado el 18/02/15

¿De qué podemos estar, verdaderamente, seguros?

La necesidad de certidumbre es tan vieja como la humanidad. Siempre se la ha buscado y también otras tantas se ha escabullido. La búsqueda de la felicidad solo puede convencernos de que existe la incertidumbre.

Hoy se cree haber encontrado lo seguro en la técnica, en la ciencia, en el mercado, que pasan a ser endiosados y venerados y se les atribuye todo el poder de creación de soluciones, sin embargo, la incertidumbre se hace cada vez más patente. O la reconocemos y nos amigamos con ella o nos desquiciamos buscando, inútilmente, los medios para evitarla.

Necesidad de sentirnos asegurados 

Tenemos una viva necesidad de certidumbre. Necesitamos creer que no existen dudas acerca de que si es correcto o no lo que decidimos y hacemos.

A veces deseamos de todo corazón que otros o el azar decidan por nosotros, creyendo librarnos así, de la angustia ante la disyunción, mientras levantamos murallones para sentirnos protegidos ante lo incierto.

La sociedad no escasea material para construirlos, como la rutina apaciguadora, el trabajo compulsivo y las diversiones y distracciones programadas.

Hay por demás estudios económicos hechos por especialistas, encuestas probabilísticas, asesores que creen tener las soluciones de lo que está por venir en una carrera infructuosa por desplazar a la suerte.

El mercado ofrece cientos de opciones para asegurarnos la vida, la casa, la enfermedad, los viajes. Se venden sistemas cada vez más sofisticados de alarmas, GPS, cuentas bancarias monitoreadas.

Todo es una pantalla para evitar reconocer que el azar existe y vive presentándose sin que lo hayamos pedido dando vuelta nuestros planes y previsiones.

Mejor ser consciente lo antes posible de que la vida no depara muchas certezas. Incluso cuando creemos que estamos protegidos de todo riesgo ¿de qué podemos estar, verdaderamente, seguros?

“Un hombre rico había producido mucho: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? Pensó: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré: Alma, tienes bienes para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma” (Lucas 12, 13-21).

Aunque no tengamos graneros por construir vale entender la intención de la metáfora. Cuando nos creemos asegurados, lo impensable se presenta y lo que suponíamos tan sólido se derrumba como un juego de naipes.

Tratar de excluir el riesgo puede empobrecer gravemente la vida. Siempre nos las hemos ingeniado para compensar también el exceso de seguridad.

A veces, las sociedades que han avanzado económica y socialmente han constituido una organización tendiente a mitigar, lo más posible, el desorden y crear un orden.

Todo parece previsible y demasiado ordenado, pero también se detienen otros aspectos del crecimiento. Aprender implica reconocer que nuestro destino es siempre incierto.


GIRL

Te puede interesar:
Hoy quiero elegir vivir en la verdad, aunque suponga incertidumbre

“Si quieres inmunizarte contra la adversidad, suplica a los dioses invisibles que con la felicidad mezclen también el sufrimiento”, dice Schiller. Pensamos que todo lo que puede acontecernos sin nosotros preverlo puede ser malo pues sale de lo programado.

Sin embargo, todos podremos comprobar recordando situaciones que se nos presentaron sin nuestro beneplácito  que si bien, al principio, nos parecieron tragedias, luego, pasado el  tiempo comprobamos que fue una experiencia  donde salimos fortalecidos y aprendiendo nuevas cosas.

Artículo de Cecilia Barone (es socióloga, psicóloga social y profesora en Ciencias Sociales) originalmente publicado por Familia Cristiana

Tags:
estilo de vidaseguridadvida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.