Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Los papas verdes

Pope Benedict XVI – CPP – es

© ALESSIA GIULIANI/CPP

July 23, 2007: Pope Benedict XVI poses during a visit to "Madonna della Salute " in Domegge, Lorenzago di Cadore.

Dwight Longenecker - publicado el 11/02/15

Francisco no fue el primero en defender la buena gestión del medio ambiente

Mucha gente anda diciendo que el papa Francisco es el primer "papa verde" de la Iglesia católica. Se debe a que circulan noticias sobre la próxima encíclica que él prepara, cuyo tema sería el medio ambiente, además de comentarios sobre las medidas que el papa defendería para combatir el cambio climático en el planeta.

Considerando que los cambios del clima es uno de los asuntos favoritos de los activistas de izquierda, ese tipo de noticia hace como que el Papa Francisco “suba en la estima” de los progresistas. A ellos les gusta retratarle como un reformista, un papa "gay-friendly" defensor de los pobres, de los oprimidos y, en términos generales, de todas las causas radicales.

El hecho de haber escogido el nombre Francisco (de ese San Francisco que rezaba a los pájaros, domaba lobos, amaba la naturaleza y es el patrono de las causas ecologistas) también ayuda para que el papa sea tenido en alta estima por los “activistas verdes”.

Pero que el papa Francisco esté dedicando especial atención al medio ambiente no es algo inédito en los papas.

En 1990, Juan Pablo II llamó la atención durante su discurso en la Jornada Mundial de la Paz al instar a los católicos a considerar el mundo natural como una creación de Dios cuya protección es responsabilidad del hombre.

Benedicto XVI estaba tan implicado en temas ecológicos que también fue llamado "papa verde". En la Jornada Mundial de la Paz de 2010, declaró: "Si queremos justicia y paz, tenemos que proteger el hábitat que nos sustenta". En seguida, citando un informe de la Academia Pontificia de las Ciencias, recomendó que los líderes mundiales cortasen las emisiones de dióxido de carbono, redujesen la polución existente y se preparasen para el inevitable impacto del cambio climático.

El mismo Benedicto XVI también hizo lo que pudo en el Vaticano: aprobó un proyecto para cubrir la Sala Pablo VI con paneles solares, con el fin de generar la energía suficiente para iluminar, calentar y climatizar una buena parte de la ciudad del Vaticano; adquirió créditos de carbono a través de la financiación de un bosque en Hungría, lo que haría de la ciudad –Estado católica el único país de todo el mundo en neutralizar totalmente las emisiones de carbono; varios años más tarde, presentó un nuevo papamóvil híbrido que sería parcialmente eléctrico.

La National Geographic reprodujo los elogios hechos a los esfuerzos de Benedicto XVI por Walter Grazer, consejero de la Sociedad Religiosa Nacional para el Medio Ambiente y ex-portavoz de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos (USCCB): "Yo creo que es notable la gran atención que él dio al medio ambiente. Para él, éste era un gran tema".

Si algún papa reciente fue pionero en la defensa católica de la gestión responsable del medio ambiente, ese papa fue Benedicto XVI. Él entendía que las cuestiones ambientales no son una simple ideología que está de moda, sino una cuestión seriamente relacionada con el bienestar humano. La preocupación con el medio ambiente camina de la mano con la atención a los pobres. Glazer dijo respecto de Benedicto XVI: "Él tenía una gran preocupación sobre lo que sucedería a los pobres a causa de la destrucción del medio ambiente".

Con Francisco, vemos una vez más la preocupación, la metodología y la filosofía profunda y unificada con que la Iglesia aborda la cuestión ambiental. A la prensa laica le gustaría pintar al papa Francisco como un amigo de los abrazadores de árboles, los conservadores tienden a sentir contra él una reacción instintiva de desconfianza. En cuanto los progresistas se entusiasman, los conservadores lamentan este "papa hippie".


Ninguno de los dos comprende de verdad la cuestión. ¡La preocupación católica por una gestión mejor de los recursos del mundo forma parte de la doctrina social de la Iglesia! Y las preocupaciones de los papas Benedicto y Francisco deben ser entendidas en el contexto histórico integral de la doctrina social católica.

Por qué a los católicos les preocupa la ecología

En un artículo muy completo, J.J. Ziegler describe la profundidad del pensamiento que existe detrás de la posición de la Iglesia respecto de las cuestiones medioambientales. Él cita a Kyle Kramer, autor de “A Time to Plant: Life Lessons in Work, Prayer, and Dirt” [“Tiempo de plantar: lecciones de vida en el trabajo, en la oración y en la suciedad”], diciendo: “El mundo es creación de Dios y nuestro papel es cuidar de él de forma responsable, para el bien de todas las personas y de las otras criaturas, en especial de los más pobres y de las generaciones futuras”.

“La Iglesia nos desafía a actuar en solidaridad con la creación y con los pobres: ayudando a los más afectados por los problemas ambientales, como las alteraciones climáticas y la sequía; simplificando nuestro estilo personal de vida y de consumo; defendiendo una reforma política y económica que nos lleve a una sustentabilidad social y ecológica a largo plazo".

La preocupación con el medio ambiente no forma parte sólo de la preocupación con los pobres: también está relacionada con la auténtica espiritualidad. William Patenaude, que tiene un blog sobre ecología católica, dice que el desafío de ser buenos administradores de los recursos de la tierra "forma parte del propio desafío de vivir: tenemos que vivir una vida sobria, equilibrada, virtuosa, sacramental, santa y enfocada en Dios y en el prójimo”.

“Cuando se busca primero la santificación, cuando se lucha por vivir una vida virtuosa, se es menos propenso a adoptar comportamientos que disminuyen la dignidad humana y perjudican los ecosistemas. El consumismo excesivo de los individuos es síntoma, frecuentemente, de un alma que no está en paz; que procura la saciedad en las cosas mundanas".

Como parte de la doctrina social de la Iglesia católica, la encíclica del papa Francisco sobre el medio ambiente ciertamente propondrá esta cuestión en un contexto más amplio, ligando los puntos para mostrar que la preocupación por el medio ambiente tiene implicaciones económicas, demográficas y sociológicas.

Siguiendo los pasos de sus antecesores, que siempre demostraron preocupaciones sociales, la enseñanza del papa Francisco brotará en primer lugar de la preocupación por la salvación de la humanidad y la compasión católica no sólo por la creación, sino por toda la familia humana.

Tags:
benedicto xviJuan Pablo IIpapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.