Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEstilo de vida
line break icon

En la Iglesia, ciertas cuestiones como la liturgia, ¿son opinables?

© Cantuale Antonianum

Henry Vargas Holguín - publicado el 11/02/15

Seguir a Jesús implica no sólo aceptar sin condiciones su mensaje, sus exigencias y su estilo de vida sino también escuchar a la Iglesia

No os conforméis a la mentalidad de este tiempo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”: Rm,12,2.

No es novedad alguna decir hoy, como siempre, que mucha gente se queja por todo: si llueve, porque llueve; si no llueve, porque no llueve; si hace frío, porque hace frío, y si hace calor, porque hace calor, en fin.

Y la vida eclesial tampoco está exenta de quejas y acusaciones: la gente se queja cuando se opina o se expresa la verdad, y más si esta verdad incomoda.

Pareciera que lo que nos hace aparecer importantes ante los demás es la crítica, la denuncia, aunque no siempre se hacen con suficientes elementos de prueba. A veces no valoramos lo bueno que tienen y hacen los demás o lo bueno que tiene y hace la Iglesia sino que sólo nos complacemos en quejas y lamentos. Entonces en vez de construir y generar esperanza, alentamos desconfianza y rechazo.

¿A qué me refiero? Leyendo las diferentes opiniones de la gente, a través de las redes sociales, para comentar los artículos publicados en Aleteia sobre liturgia, por ejemplo, se nota que hay posiciones contrarias: gente a favor y gente en contra.

La gente está muy polarizada. Hay gente que ha entendido y sabe cómo son las cosas y las acepta; y, con mucho dolor hay que decirlo, gente con una posición radicalmente contraria.

Yo veo que algunas personas quieren un catolicismo o una manera de seguir a Jesús pero a su medida, según sus gustos, sin renuncias o sacrificios; una fe laxa, una fe cómoda, una fe teórica o una fe superficial mezclada de ateísmo practico.

Pensarán que son ellos los que establecen los criterios litúrgicos, o incluso los criterios para ser cristiano, olvidando que es Él quien pone las condiciones para quien quiera seguirlo. Ojo que Jesús dice ‘quien quiera’; y quien quiera acepta sus condiciones.

Me he dado cuenta de que a menudo todo es cuestionado, puesto en entredicho, aun entre los mismos creyentes. Es común escuchar a la gente: ‘Yo vivo mi fe en Cristo cómo y cuándo me parece’; o, ‘yo voy a misa cuando me nace’; o, ‘de la doctrina yo acepto sólo lo que me parece’; o ‘la Iglesia se debe modernizar si quiere tener gente en misa’; o, ‘yo soy cristiano a mi manera’, etc..

Pensar así es la peor manera de ser cristianos. No justifiquemos tontamente nuestra manera superficial de vivir la fe, teniendo presente el pecado del prójimo; miremos sólo a Jesús y digamos como dijo San Pablo: “Por este motivo estoy soportando estos sufrimientos; pero no me avergüenzo, porque yo sé bien en quién tengo puesta mi fe” (2 Tim 1, 12).

Es lógico que las críticas vengan de los que ignoran la fe cristiana católica o de los ateos o de los que tienen otras maneras de concebir a Dios, pero ¿de un católico?

Los artículos de liturgia publicados en Aleteia son artículos redactados con cariño y fe por expertos teólogos (obispos, sacerdotes y fieles) muy calificados y de probada fidelidad a la sana doctrina cristiana católica y por instituciones católicas muy reconocidas.

La Iglesia como madre quiere el bien de la humanidad entera. No cuestionemos por sistema sus directrices pues son sabias y la Iglesia tiene que ser punto de referencia inconmovible para el mundo; y para esto no debe perder nunca su identidad.

Y recordemos lo que dice Jesús: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Mt 16,24).

Seguir a Jesús implica no sólo aceptar sin condiciones su mensaje, sus exigencias y su estilo de vida sino también escuchar a la Iglesia, acatar su magisterio que está en sintonía con el querer de Cristo.

  • 1
  • 2
Tags:
almadummies liturgia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.