Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué preocupa a Chile la próxima visita del Papa Francisco a Bolivia?

© POOL/CATHOLICPRESSPHOTO
September 6,2013: Pope Francis meets Bolivia's President Evo Morales during a private audience at the Vatican.
Comparte

Chile advierte de una "instrumentalización" de la visita por el reclamo marítimo del presidente Evo Morales

El posible viaje del papa Francisco a Bolivia podría entrar en una suerte de sospecha. Esto debido a que antes de que el presidente boliviano Evo Morales anunciara el viaje del sumo pontífice al país altiplánico, este ya habría pedido la mediación del Vaticano para que Chile les devuelva una salida soberana al Océano Pacífico.

El asunto se refiere a la denuncia o demanda que hizo Bolivia contra Chile en la Corte Internacional de Justicia de la Haya (CIJ) en 2013, a fin de que se revise un centenario reclamo para que los bolivianos recuperen territorio y mar perdidos durante la Guerra del Pacífico de 1879.

Dicha confrontación que iniciaron Chile y Bolivia, obligó al Perú a intervenir como aliado para posteriormente caer vencido también ante los chilenos, que invadieron y se apropiaron de territorio rico en recursos naturales.

Sospecha común

Si bien el ex presidente chileno Eduardo Frei (1994-2000) advirtió días atrás al diario La Tercera, de que la visita podría "ser instrumentalizada", el mandatario boliviano manifestó este viernes desde Costa Rica (donde se encontró con la presidenta Bachelet durante la CELAC), que la visita de Francisco tiene un tinte "pastoral" y negó que vaya a conversar con el papa acerca de la demanda marítima contra Chile.

"Ahora, si Chile tiene temor, es su problema", dijo Morales, atizando de este modo la hoguera de la sospecha chilena.

La respuesta de la diplomacia sureña llegó de inmediato a través del canciller chileno, Heraldo Muñoz, tal como lo recoge el portal de radio Cooperativa: “No hay ningún temor en Chile. Por el contrario, estamos muy contentos que el Santo Padre venga a América Latina”.

¿Francisco mediador?

Aunque ya los papas han intervenido como mediadores en otros conflictos latinoamericanos, la posibilidad de una mediación papal no les quita el sueño a los chilenos.

El ex presidente Frei ha recordado "que El Vaticano nunca busca pronunciarse por un país; aquí no hay una mediación, porque Bolivia nos demandó”, dijo.

Sin embargo, a principios de año el presidente Morales contó que el papa Francisco había pedido información sobre la demanda marítima de Bolivia contra Chile en la CIJ, y que su gobierno le había remitido documentación de lo actuado y un libro de la Dirección de Reivindicación Marítima.

Al día siguiente de dicha declaración, el canciller Muñoz manifestó la postura del Ejecutivo chileno acerca de que la demanda del país vecino "no hace nada para avanzar en el desarrollo de América Latina".

En otra parte de la declaración publicada en un diario brasileño, el alto diplomático dejó con temor a la región completa al advertir que el reclamo boliviano es "una amenaza a la estabilidad de las fronteras”.

Hombres de blanco

La historia siempre ha registrado intervenciones de los papas en conflictos entre países o durante conflagraciones mundiales. Por citar tiempos modernos, cada día se revelan nuevas ayudas del papa Pío XII en la salvación de judíos durante la Segunda Guerra Mundial; tampoco es un secreto la protección vaticana a los católicos chinos y árabes que huyen de la persecución comunista o del islamismo radical.

América Latina tiene que agradecerle a san Juan Pablo II por su mediación en 1978 durante el conflicto del Canal de Beagle entre Chile y Argentina, evitando así una guerra de insospechadas proporciones geo-políticas. Francisco será recordado también por los cubanos y estadounidenses por su discreta intervención durante el 2014 para el restablecimiento de relaciones entre ambas naciones, bloqueadas hace cincuenta años por los norteamericanos ante el inicio del gobierno comunista de los Castro.

Quizás esta tradición mediadora ha llevado a la presidenta argentina Cristina Fernández, a pedirle en persona al papa que interponga sus buenos oficios por el caso de la soberanía de las Islas Malvinas. Estas se mantienen en poder del Reino Unido desde el fin de la también llamada Guerra del Atlántico Sur de 1982, que enfrentó a los ingleses con los argentinos y algunos aliados de ambas naciones.

¿Será por estos antecedentes que el presidente Evo Morales abriga alguna esperanza para su demanda…?

Si bien no hay nada oficial en el papel sobre el viaje del papa a Bolivia, el Vaticano bien podría declarar con anticipación cuál es su política de intervención en este tipo de asuntos bilaterales.
 
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.