Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco a los religiosos: seguid a Jesús para evitar una vida consagrada light

© ALBERTO PIZZOLI / AFP
VATICAN-POPE-MASS Pope Francis (C) arrives to lead a papal mass at St Peter's basilica during the World Day for Consecrated Life on February 2, 2015 at the Vatican. AFP PHOTO / ALBERTO PIZZOL
Comparte

Hoy, Día de la Vida Consagrada, el Papa celebra con religiosos de todo el mundo

“Para el religioso, el progreso es abajarse en el servicio. Un camino como el de Jesús, que ‘no considera un privilegio ser como Dios’ (Fil 2,6)” exhortó Papa Francisco a los religiosos del mundo en la Misa presidida por la Jornada de la Vida Consagrada este lunes 02 de febrero en la Basílica Vaticana.
 
En la fiesta de la calendaría, en compañía de los miembros de los Institutos de vida consagrada y de la Sociedad de vida apostólica, el Papa instó a la “obediencia perseverante” que es sabiduría personal y comunitaria, y así  “se hace posible también adaptar las normas (de las Congregaciones Religiosas) a los tiempos”.
 
En este sentido, aseguró que “la verdadera actualización (de las normas de la vida consagrada), de hecho, es obra de la sabiduría, forjada en la docilidad y obediencia”.
 
El Papa ha hecho énfasis en la docilidad y “la obediencia concreta” a Dios y la Iglesia que significan también un “fortalecimiento y renovación de la vida consagrada” a través de un gran amor a la "norma" que rige en la congregaciones.
 
Entretanto, invitó a los religiosos más jóvenes en tener la “capacidad de contemplar y escuchar a los ancianos de sus comunidades”. De esta manera, el legado, “el carisma de cada familia religiosa está custodiada por la obediencia y la sabiduría”.
 
El rito se abrió con la bendición de las candelas (veladoras) y la procesión antecedió la celebración eucarística. 25 hombres y 25 mujeres representaron a los religiosos de todo el mundo.  Una ceremonia anhelada por el Papa y anunciada el 29 noviembre 2013 para celebrar el año dedicado a los religiosos.
 
En este contexto, el Papa advirtió a los religiosos de no caer en una consagración “light, desencarnada, como si fuera una gnosis (conocimiento absoluto e intuitivo), que sería sólo una "caricatura" de la vida religiosa.
 
Una vida religiosa superficial, en la cual  prosigue una “sucesión sin renuncia, una oración sin encuentro, una vida fraterna sin comunión, una obediencia sin confianza, una caridad sin trascendencia”.
 
El Papa en la homilía pidió de mantener los ojos fijos en el icono de la Madre María que camina con el Niño Jesús en los brazos. Ella “lo introduce en el templo, lo lleva a encontrar a su pueblo”.
 
“Los brazos de la Madre son como la escalera sobre la cual el Hijo de Dios baja hacía nosotros, la escalera de la condescendencia de Dios”, en referencia a la Carta a los Hebreros (2,17). “Es la doble vía de Jesús: Él ha descendido, se ha hecho como nosotros para ascender al Padre junto con nosotros, haciéndose como Él”. 

 
En su discurso expone que Jesús ha hecho nuestro mismo camino, y nos indica el camino nuevo, “una vía nueva y viviente” que es Él mismo. También para nosotros los consagrados, dijo el Papa, religioso jesuita, “Él ha abierto un camino”.
 
Los religiosos escucharon la homilía del Papa centrada en la Virgen, y el camino hacía Dios. “Así quien sigue a Jesús y se mete en la vía de la obediencia, como imitando la “condescendencia” del Señor, bajándose y haciendo propia la voluntad del Padre, también hasta la anulación y de la humillación de sí mismo”.
 
Se calcula que en el mundo alrededor de un millón de personas son religiosos, pero la amenaza concreta a la vida religiosa tiene dos aspectos: la avanzada edad de los religiosos(as) y las exiguas vocaciones que no garantizan completamente la renovación generacional. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.