¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La misa del Papa en Manila, lo más parecido al Sermón de la Montaña

©GIUSEPPE CACACE / AFP
PHILIPPINES-VATICAN-RELIGION-POPE Pope Francis greets the faithful as he arrives to a meeting with families in Manila on January 16, 2015. Pope Francis is on a five-day visit to the Philippines. AFP PHOTO / GIUSEPPE CACACE
Comparte

No son palabras vacías, sino que van unidas al testimonio de su amor verdadero

Imaginaba un afamado literato, a la hora de novelar el Sermón de la Montaña, que mientras el Maestro comenzaba a hablar recitando una a una las bienaventuranzas, un grupo de lisiados, por su condición, llegaba tarde para escuchar a Jesús, y que el más adelantado, dirigiéndose a los que le seguían, y habiendo conseguido ya oír algo de lo que Jesús decía, les decía: “creo que está hablando de nosotros”.

Si tuviera que elegir veintiún siglos después algún acontecimiento lo más parecido a aquel Sermón de la Montaña, yo no tendría ninguna duda. Optaría por la misa del Papa Francisco del domingo pasado en Filipinas, la mayor concentración de la historia hasta hoy conocida.

Coinciden el orador (de Cristo al Vicario de Cristo en la tierra), y coinciden los destinatarios del mensaje: la muchedumbre, las gentes, el pueblo sencillo y pobre, que no tiene reparo, a diferencia de los estirados autosuficientes ricos y poderosos, de recorrer a pie los kilómetros que haga falta para oír una palabra creíble de esperanza para sus vidas.

En las palabras del Papa –siempre que no sean manipuladas por los charlatanes morbosos o por los calculadores poderosos- hay una claridad meridiana, y como con el Maestro, no son palabras vacías, sino que van unidas al testimonio de su amor verdadero, a las lagrimas de quien ve la deriva de este mundo, que parece encaminarse al sinsentido de un destino incierto aturullado por sus miserias.

Una y otra vez el Papa se dirige a los pacíficos para confirmarles en su verdad; a los perseguidos para alentarles en su valentía; a los pobres para levantarles del desanimo y concienciarles de sus derechos y de su capacidad para hacerse oír y respetar; a los que viven atormentados por el dolor y entristecidos por la soledad para que se sepan acompañados por él y por la Iglesia del consuelo y de la caridad, a los atribulados por cualquier causa, para se sepan amados por Dios y por los hombres de corazón dócil a su Espíritu.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.