Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

¿El director espiritual debe ser un sacerdote?

Catholic Church (England and Wales) / Flickr / CC

Henry Vargas Holguín - publicado el 19/01/15

Un presbítero suele guiar en la vida cristiana mejor que un psicólogo o un terapeuta

Es preciso que los hombres vean en nosotros ministros de Cristo y dispensadores de los misterios de Dios” (1 Cor 4, 1.).

La dirección espiritual entendida independiente del sacramento de la confesión la puede llevar un sacerdote, pero también otra persona preparada para ello. De hecho, en la Edad Media era usual tener un hermano monje como director espiritual.

Actualmente, sin embargo, las personas suelen escoger a un sacerdote como director espiritual, pues forma parte especialmente de su ministerio.

El buen pastor guía sus ovejas y un sacerdote, que es ministro de Cristo, está llamado a ayudarle al buen pastor a guiar y a dirigir sus ovejas; y lo hace pues es también dispensador de los misterios divinos.

“Los ministros sagrados son consagrados y destinados a apacentar el pueblo de Dios, según el grado de cada uno, desempeñando en la persona de Cristo Cabeza las funciones de enseñar, santificar y regir” (canon  1.008).

Estos tres oficios del sacerdote — enseñar, santificar y gobernar— son en realidad las tres acciones de Cristo resucitado, el mismo que hoy guía a la Iglesia. El sacerdote que actúa en representación del Señor, no actúa nunca en nombre de un ausente, sino en la Persona misma de Cristo resucitado.

Y el ministerio sacerdotal de la dirección espiritual encaja perfectamente dentro de las funciones de enseñar y santificar; por esto es lógico que sea un sacerdote quien dirija espiritualmente a un fiel.

Un sacerdote tiene la misión o la función o el trabajo de salvar almas, de estar de tiempo completo al servicio de Dios y del prójimo; para eso está y para eso existe, responsabilidad que no tiene un laico.

Canónicamente hablando no está prohibido que un fiel laico sea director espiritual, pero los laicos no siempre están en condiciones de desempeñar bien esta función; es cuestión de idoneidad y/o de conciencia ante lo delicada o seria que es la cuestión.

Según las leyes canónicas, no hay ningún impedimento pues la dirección espiritual no tiene ningún carácter propiamente sagrado o sacramental. 

Es obvio que los laicos pueden aconsejar y ser de ayuda espiritual a alguien en momentos puntuales y concretos; incluso hay quienes son, desde el punto de vista de la fe, consejeros matrimoniales en sintonía con la Iglesia y lo hacen bien; pero dirigir espiritualmente a alguien es otra cosa.

Desde el punto de vista profesional, como es el caso de los psicoterapeutas, psicólogos o siquiatras y otros, se puede prestar mucha ayuda, pero con el peligro de que el fiel se contente con recibir una terapia, un consejo, una orientación, quedando psicológicamente o interiormente bien pero dejando su relación con Dios por el suelo y permaneciendo su realidad de pecado.

Estos profesionales actúan a veces como sustitutos de los directores espirituales dando infortunadas respuestas a problemas espirituales.

Conducir a la perfección cristiana a alguien a lo largo de la vida es muy diferente pues, entre otras cosas, se trata de: discernir la voluntad de Dios, dar un impulso en la práctica de las virtudes cristianas y buscar la aplicación de la verdad revelada a la vida personal contando siempre con la asistencia del Espíritu Santo, quien es el principal director de las almas.

Si los obispos, sacerdotes, religiosos y sus aspirantes, el clero y sus aspirantes (los seminaristas) tienen a un sacerdote (religioso o diocesano) como director espiritual -que sea especializado en espiritualidad y con el carisma de dirigir almas-, con mayor razón un fiel del común.

Además, un sacerdote tiene la gracia de estadoy él puede ser, y es aconsejable que sea, también el confesor habitual.

  • 1
  • 2
Tags:
dummies fepastoralsacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.