Aleteia

VIDEO Papa Francisco y el saludo a la Madre de Dios

Comparte

Simpática anécdota de la homilía del 1 de enero en la Basílica de San Pedro

Al final de la homilía del día 1 de enero, solemnidad de Santa María Madre de Dios, el Papa Francisco sorprendió a los fieles presentes en la Basílica de San Pedro, invitándoles a ponerse en pie y a saludar a la Virgen tal y como lo hicieron los cristianos de Éfeso en el año 431, mostrando el sentir del pueblo de Dios sobre una de los más importantes dogmas marianos.

En efecto, este concilio supuso la confirmación de la existencia en Cristo de una sola persona, en la que se unen de forma perfecta las naturalezas humana y divina. Se condenaban así las doctrinas de Nestorio, quien afirmaba que la Virgen María era madre sólo de Cristo hombre, pero no del Hijo de Dios como ser divino.

El Papa Francisco quiso subrayar el papel del sensum fidei del pueblo de Dios, que ayudó al discernimiento de sus obispos con métodos "poco ortodoxos": "Saludemos a la Virgen, quiero proponeros que la saludemos juntos, como lo hizo el valiente pueblo de Éfeso, que gritaba a sus pastores cuando entraban en la Iglesia: "Santa Madre de Dios". ¡Qué bello saludo a nuestra madre! Dice una historia, no se si es cierta, que algunos entre estas personas, tenían bastones en la mano, quizás para dar a entender a los obispos lo que les pasaría si no tenían el valor de proclamarla Madre de Dios…"

Después hizo levantarse a la Asamblea, y broméo sobre la anécdota, invitando a todos a repetir el histórico saludo: "Os invito a todos, sin bastones, a levantaros y por tres veces saludarla, en pie, con este saludo de la Iglesia primitiva: “Santa Madre de Dios”.  

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.