Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lo que vale el futuro de una niña…

Comparte

La obra de solidaridad en Paraguay "Dequení" cumple 30 años

Luz María tiene hoy 5 años y crece al cuidado de sus abuelos y con el apoyo de Dequení. Depende de una beca escolar para poder ir al colegio y tener la opción de educarse para tener una profesión en el futuro que le permita mantenerse, pero sobre todo ser feliz, poder desarrollar sus talentos al servicio de los demás, crecer, vivir con dignidad…

Y esto es posible con 80 US$, 70 Euros: el equivalente a una buena comida con dos o tres amigos, o la compra de pantalones de moda o de auriculares estereofónicos. Es Luz María la que me inspira a escribir este artículo y seguir haciendo "propaganda" por Dequení.
 
A partir de los dos años de edad, Luz María concurrió a diario al centro comunitario “Sagrado Corazón de Jesús” de Dequení. Su mamá la dejaba temprano para ir a trabajar como limpiadora en casas de familias.

El papá los abandonó, y con tres hijos para mantener, su mamá tomó la dura decisión de viajar a la Argentina para trabajar. Lamentablemente, lejos de su casa y de su familia, la madre de Luz María enfermó gravemente y falleció.

Tanto Luz María como sus dos hermanos quedaron definitivamente a cargo de sus abuelos y tíos.Con el acompañamiento de Dequení, crecen protegidos y contenidos en su comunidad. Los abuelos, Francisca y Rodolfo actualmente no tienen un trabajo estable, realizan changas ocasionalmente, lo que les permite lograr algunos ingresos. 

Por eso el comité de padres del centro comunitario asiste a esta familia con víveres para los fines de semana. Además, Luz María y sus hermanos tienen una buena nutrición con el vaso de leche y el almuerzo que reciben en el centro comunitario.

Becas escolares

Para garantizar que los tres hermanos permanezcan en la escuela, Dequení les entrega cada año becas escolares (útiles escolares, buzo y calzado). Los niños también participan en los talleres de danza, teatro y deportes que la Fundación implementa en su escuela, espacios que contribuyen a afianzar su personalidad, su capacidad de relacionarse con otros niños y su autoestima.

En la escuela, la maestra de Luz María destaca que ella “es una niña desenvuelta, muy aplicada y responsable, aprovecha al máximo lo que aprende”.

Su abuela nos comenta que Luz María está siempre sonriente a pesar de la situación que le toca vivir con sus hermanos. Ella asegura que sus nietos no estarían así si no hubiesen recibido el amor y el cariño que les llega a través de Dequení.

Como decía Nelson Mandela, "la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo".

"Miramos el año 2015 con más esperanza y júbilo por ser un año especial para la Fundación", escribe Clarisa Galeano, ejecutiva de responsabilidad social empresarial y unidad desarrollo de fondos de Dequení.

"Se cumplen 30 años de servicio y esto no sería posible sin personas como las que confían en el trabajo y la misión de Dequení. Queremos seguir alcanzando metas y es por ello que los invitamos a todos ustedes a renovar su apoyo escolar a los niños de Dequení", añade.

El apoyo escolar es un servicio que garantiza la educación de un niño o niña que vive en condiciones muy limitadas por la pobreza.

Consiste en la entrega de una mochila al inicio del ciclo escolar, preparada con mucho cariño y en forma particular para cada niño o niña. Incluye los cuadernos y útiles escolares que son solicitados por su escuela. Se agrega además un conjunto de buzo y calzado deportivo para actividades recreativas. Luego de las vacaciones de invierno se entrega un refuerzo de útiles escolares.

Para los niños es un estimulo y una alegría saber que tienen este apoyo. En Dequení entendemos también que las becas escolares aseguran el inicio del ciclo en la escuela, sin el riesgo que representa el trabajo infantil y la falta de un trabajo formal de los adultos en estas comunidades.

Este apoyo escolar se complementa con otros servicios de Dequení que se brindan en el marco del proyecto de desarrollo comunitario.

Lo hacemos por los niños

Aunque la gran mayoría de las becas escolares proviene desde Paraguay, también es significativo el apoyo recibido desde hace más de diez años por parte de los lectores de Schoenstatt.org, como, por ejemplo, una señora de Alemania, que siendo joven soñaba con tener doce hijos. Ahora tiene cinco y todos los años apoya a siete niños de Dequení con becas escolares.

"Así llegué a mis anhelados doce hijos", comenta. Hay lectores que organizan fiestas o eventos en colegios y donan los ingresos para becas, y hay lectores que todos los años, silenciosa y fielmente, aportan una beca. Solidaridad concreta y real.

Dequení es una institución que sensibiliza y encauza una amplia corriente de solidaridad hacia las personas, familias y comunidades más carecientes de Paraguay, brindándoles oportunidades concretas a fin de que se integren a la sociedad formal, siendo actores de su propio desarrollo y del mejoramiento de su calidad de vida y de la sociedad.

La tarea solidaria se basa en los valores del amor, la solidaridad, el servicio y la honestidad. Comenzó el 4 de mayo de 1985, cuando un grupo de jóvenes del Movimiento Apostólico de Schoenstatt en Paraguay tomó la iniciativa de ayudar a los niños que trabajaban en una zona conocida como Calle Última en la ciudad de Fernando de la Mora, vecina a Asunción.

Organizaron jornadas de catecismo y merienda los sábados a la tarde en la Capilla Medalla Milagrosa. Con la primera invitación llegaron 33 pequeños vendedores de golosinas y diarios. El espíritu alegre y solidario de los jóvenes, movido por el amor a Maria, comenzó en forma sencilla una obra de servicio hacia los más humildes. Y, tomando las palabras de Jesús “dejad que los niños vengan a mí”, le dieron el nombre a esta generosa empresa solidaria.
 
Artículo originalmente publicado por schoenstatt.org
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.