Aleteia

Novena a la Inmaculada: Cuarto día

IMMACULATE HEART OF MARY
Comparte

Ayúdanos a domar nuestras pasiones para poder servirte con toda libertad

Querida María, elegida para ser Madre de Dios y preservada por ello de toda culpa desde tu Concepción:

A ti, purísima Madre y Reina, venimos confiados y suplicantes en esta novena, para rogarte que nos concedas la gracia de ser verdaderos hijos tuyos y de tu Hijo Jesucristo, libres de toda mancha de pecado, y para pedirte especialmente por… (hacer aquí la petición que se desea obtener).

Oh, Santísimo Hijo de María Inmaculada y Redentor nuestro: así como libraste a María de la inclinación al pecado y le diste dominio perfecto sobre todas sus pasiones, así te rogamos humildemente, por intercesión de María Inmaculada, nos concedas la gracia de ir domando nuestras pasiones y destruyendo nuestras malas inclinaciones, para que te podamos servir, con verdadera libertad de espíritu, sin imperfección ninguna.

Virgen Madre de Dios, tu Inmaculada Concepción anunció alegría a todo el mundo.

Adaptación de Aleteia de una clásica Novena a la Inmaculada

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.