¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Pintan con consignas abortistas una catedral, pero hasta las militantes feministas lo lamentan

© aica
Comparte

Un grupo de promotores de la despenalización del aborto en la ciudad argentina de Rosario pintaron con agresivas consignas la catedral de esa ciudad. Pero hasta los organizadores de la marcha feminista lamentaron el escrache.

“Iglesia asesina” y “Fuego a la Iglesia” fueron dos de las consignas elegidas por un grupo de vándalos que durante la noche del martes pintaron la fachada de la catedral de Rosario, en la provincia de Santa Fe, Argentina. El grupo, que se escindió de una marcha por el día internacional de la no violencia contra la mujer, reclamaba la despenalización del aborto.

Las pintadas fueron acompañadas por bombas de estruendo arrojadas por militantes tanto varones como mujeres. En el caso de las mujeres, escandalizó que durante su reclamo lo hicieran con el torso desnudo. En el templo se estaba celebrando la Eucaristía, por lo que hubo que cerrar las puertas, según relató un testigo al programa radial “El primero de la Mañana”, de la cadena La Ocho.

Los organizadores de la manifestación buscaron desligarse de los hechos contra la catedral, aunque no ahorraron acusaciones a la Iglesia. “Fue un acto aislado, cometido por un grupito que se desprendió de la marcha y que nunca se había consensuado, por lo que rompió con el espíritu colectivo de denuncia”, buscó aclarar la secretaria de género de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), María José Jerez, según consigna el diario La Capital. Sin embargo, esta militante, según consigna el diario, insistió en “denunciar a la Iglesia” porque por su objeción, juzga, es responsable de “la muerte de cientos de mujeres, siempre pobres, en abortos clandestinos”.

La activista local Gabriela Sosa, por su parte, calificó al hecho de “una tontería”, ya que, según esta promotora del aborto, se debe interpelar al Estado y no a la Iglesia.

Para el Arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, lo acontecido es “lamentable”. “Rogamos por quienes nos persiguen y nos odian. Nosotros no somos enemigos de nadie. La Iglesia puede tener muchos enemigos, pero no es enemiga de nadie”, declaró a la radio rosarina. “Además de atacar a la Iglesia, han dañado un edificio emblemático de la ciudad. Por eso, a lo que han hecho le falta racionalidad”, agregó.

Esa cadena también recogió el testimonio del laico Ángel Fava, quien declaró que mientras grababa los agraviantes acontecimientos con su teléfono móvil le insultaron severamente ante la inacción de las fuerzas del orden.

Es frecuente que manifestaciones feministas concluyan de esta manera, atacando la catedral de la ciudad en la que tengan lugar, y agraviando a los fieles católicos allí presentes. También es usual que estos hechos ocurran ante la inacción de las fuerzas del orden para evitarlos. Lo llamativo, en esta ocasión, es que militantes que quizá compartan el rechazo a la Iglesia manifiesten públicamente lo contraproducente de estos severos agravios.  

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo