Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Conoce un poco más sobre “Católicos, vuelvan a casa”

Jeffrey Bruno
Comparte

Una iniciativa para invitar a volver a la Iglesia a aquellos que fueron bautizados, pero que la abandonaron, además de fortalecer en la fe a los católicos inseguros

Tal vez usted ya tenga el video “Catholics come home” (Católicos, vuelvan a casa), de Tom Peterson. En resumen, él invita a volver a la Iglesia a aquellos que fueron bautizados en ella, pero que la abandonaron, además de fortalecer en la fe a los católicos inseguros, dándoles fundamentos para una fe sólida y a no tener miedo de exponerla públicamente.

Tom Peterson menciona su experiencia de conversión, muy común: católico desde la cuna, no le importaba la fe, sólo la riqueza, la vida profesional, el poder y la proyección social…Hasta que, una vez, participó en un retiro en su parroquia, en la que tuvo un encuentro con el Señor, donde nació la idea de los “apostolados en los medios de comunicación” como respuesta a la Nueva Evangelización, pedida por Juan Pablo II.

Tom Peterson, también escribió un libro con el mismo título, que la Editora Cléofas tiene la alegría de publicar en Brasil. La obra es sensacional, una gran apologética bastante objetiva de la fe, sin rodeos…

Abajo, el creador de este importante movimiento, cuenta un poco el porqué de haber comenzado todo, sobre lo que lo motivó a escribir un libro y a hacernos una invitación. Explica:

¡Usted fue llamado a ser uno de esos héroes santos!

“Ciertamente, Madre Teresa es un ejemplo de amor extremo de sacrificio al servicio en un llamado vocacional.

Probablemente, usted debe conocer personas que son indiferentes con su vida espiritual, que generalmente se olvidan de Dios, y que se dedican completamente a la búsqueda de lo que creen que es el éxito y la felicidad…Por eso escribí este libro – para compartir con usted y con las personas, maneras comprobadas de entrar en relación más profunda con Dios y con su Iglesia y, también, con el objetivo de ayudar a traer a sus parientes y vecinos a nuestra familia universal, católica.
La principal misión fundamental de este libro es ayudarlo a volverse un testimonio laico de la Nueva Evangelización.

¿Qué significa? Ser testigo laico de la Nueva Evangelización es romper nuestra rutina diaria para vivir una vida católica más heroica, un designio planeado no sólo para sacerdotes y monjas, y no sólo destinado para diáconos y monjes, sino para mí y para usted, personas comunes de bancos de iglesia. Debemos ser testigos que certifiquen las maravillas de vivir una relación de alianza con el Cristo resucitado, y de ser miembros vivos de su familia, la Santa Iglesia Católica. Al aprender y compartir su fe católica, usted puede experimentar la mayor aventura de su vida, de cómo usted se entrega de forma más completa, más apasionada, a la voluntad de Dios y las sugerencias del Espíritu Santo. Todo se resume a: entregarse a la Divina Providencia, confiando que Dios le concederá todo lo que necesita.

Para comenzar este camino, debe aprender su fe; a fin de cuentas, sólo podemos dar lo que tenemos. El reverendo David L. Ricken, presidente del Comité para la Evangelización y la Catequesis de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, dijo: “Con el objetivo de evangelizar, antes que nada, una persona debe ser evangelizada, pues ese es el corazón de la Nueva Evangelización”.

Además, usted debe estar abierto a ser rellenado con la misericordia, la gracia y el amor de Cristo. Una vez inmerso en el amor de Cristo, usted podrá compartir mejor Su amor con los demás.

La hora de actuar es ahora, ya que el mundo continúa moviéndose rápidamente, y muchos de nuestros seres queridos alejándose de la fe católica. La mayoría se aparta de Dios por completo. El ateísmo y el agnosticismo están creciendo a niveles alarmantes. La Iglesia y el mundo tienen extrema necesidad de verdaderos testigos cristianos, que sean auténticos y dedicados héroes de la fe, santos modernos que ayuden a llevar más almas al cielo. ¡Usted ha sido llamado a ser uno de esos héroes santos!

Leon Bloy, un novelista francés y ardiente convertido al Catolicismo escribió una vez: “Sólo hay una última tragedia…no haber sido santo”. El gran deseo de Nuestro Señor para usted es que se vuelva santo, un ser sagrado. En la segunda carta a Timoteo (1,9), San Pablo nos dice: “El nos salvó y nos eligió con su santo llamado, no por nuestras obras, sino por su propia iniciativa y por la gracia: esa gracia que nos concedió en Cristo Jesús, desde toda la eternidad..”.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.