Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Hablar de Dios. ¿Lo tienes claro?

© MAYELA LOPEZ / AFP
Comparte
Estoy leyendo un libro que me regaló un escolapio amigo. Su subtítulo deja claras sus intenciones: "Anti-manual de evangelización". Habla de "hablar de Dios", valga la redundancia. Habla de los cómo, de los qué y de los por qué de esto que muchos identifican con evangelizar o dar testimonio.

Tal vez es el anti-manual porque no aporta tantas soluciones como preguntas y pone patas arriba el clásico concepto al que todos estamos acostumbrados. Es como si la mayoría de nosotros, cristianos, católicos, tuviéramos inserto en algún lugar de nuestro cuerpo, un chip que, de manera continua, cual Pepito Grillo, nos susurra al oído: "habla de Dios", "habla de Dios", "habla de Dios"…

Pero qué es Dios. ¿Qué se puede decir de Él, que nos sobrepasa, nos traspasa? Y ¿qué es hablar? ¿Tenemos todos claro cómo funciona esta vía de comunicación? ¿Y por qué hay que hablar de Dios? Todas ellas son preguntas que pensamos que están contestadas. Muchos piensan que no deben ser contestadas porque alguien ya las contestó en su momento, La cuestión es que sumergirnos en ellas nos puede llevar a un camino de profundización, de clarificación, de luz, de encuentro personal con el Señor.

Ahora que se va acercando la Navidad, puede ser un buen momento para hacernos preguntas acerca de cómo hablar del nacimiento de Dios, de qué decir y de por qué y, además, de a quién decírselo. Démosle una vuelta. Vale la pena.

@scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.