Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 13 mayo |
Nuestra Señora de Fátima
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Las religiosas sólo se dedican a rezar y a leer la biblia en el convento?

© José Luis Avila Herrera

Vocación y Actualidad - publicado el 05/11/14 - actualizado el 25/02/19

Hay muchas ideas acerca de la vida religiosa, algunas bastante acertadas, otras muy alejadas de la realidad,

Es normal y justo tener una primera apreciación de los religiosos/as como hombres y mujeres que se dedican a rezar y a leer la Biblia.

En realidad, es una buena apreciación, pero sabemos que la vida religiosa no consiste en sólo rezar y leer la Biblia, ciertamente estas dos acciones son esenciales en toda comunidad religiosa, mas, la vida religiosa está llena de otras actividades maravillosas, como los momentos comunitarios, la vivencia de oración en comunidad, la convivencia diaria, el apostolado o la misión, etc.!

Para responder a esta cuestión he invitado a Petrona, una religiosa de la Comunidad Discípula del Buen Pastor, que además de ser una feliz religiosa, estudió filosofía, teología y actualmente se encuentra estudiando la licenciatura en Sagradas Escrituras.

 ***********

En primer lugar quisiera decir que  hay muchas ideas acerca de la vida religiosa, algunas bastante acertadas, otras muy alejadas de la realidad, lo cierto es que cada una surgen según la  experiencia que se haya tenido de la vida religiosa, bien por lo que se escucha, se ve en la televisión o se piensa.

Una de tantas ideas que se tiene sobre la vida religiosa o consagrada es que sólo nos la pasamos rezando o leyendo la Biblia y de inicio digo que no es del todo cierto. Por compartir una anécdota: Mi fundadora me platica que cuando ella ingresó al convento pensaba que unos ángeles se encargaban de preparar la comida porque cuando ella llegaba al comedor ya estaba servida la mesa, pero su sorpresa fue que un día le dijeron que le tocaba preparar el desayuno, entonces dijo ¿¡ah! yo también soy un ángel de los que prepara el desayuno?

Algo similar me sucedió cuando aún no conocía ni había vivido un sin número de actividades que tenemos que realizar en la vida religiosa y no sólo se trata de realizar actividades sino de vivirlas con actitud, nosotras decimos, con espíritu; así por ejemplo, cuando estamos en etapa de formación nos enseñan a cocinar, a elaborar manualidades, a tener hábitos de buenas costumbres, vamos a clases, éstas están encausadas en la línea humana y espiritual, tales como: métodos de oración, desarrollo de la personalidad, secretaría, cultura general, cocina, manualidades, liturgia, Biblia, evangelización etc. Y algunas que corresponden a ciencias religiosas, salimos a realizar un apostolado los fines de semana y visitamos a nuestros familiares cada mes en el caso de que nos queden cerca, también servimos en el comedor y realizamos algunos paseos. Esto es por mencionar una de las etapas de iniciación en nuestra  formación.

En el noviciado se intensifica la vida de oración, es como vivir un desierto espiritual porque nos ejercitamos en la vida del silencio y la escucha interior, sobre todo a través de la Palabra de Dios, el trabajo y el conocimiento del carisma y espiritualidad del instituto,quizá esta sea una de las razones por las que a veces se piensa que la vida religiosa es solo para estar rezando y leyendo la Biblia, visto así por supuesto que resulta aburrido, aunque es una parte esencial de nuestra vida: “quien no ora pierde la vocación y quien no lee o escucha a Dios en la Biblia, no podrá conocer a Cristo”.

Pero todo tiene un orden, lo importante es lograr establecer un equilibrio entre  mística-praxis y reflexión, lo cual será un ejercicio de toda la vida porque cuando ya estamos consagradas, nos dedicamos al trabajo pastoral o según sean las tareas del carisma congregacional; para algunas su trabajo principal será  ser maestra, enfermera, atender a los niños, la catequesis, la pastoral, la oficina etc., “ojo”, dije el trabajo principal, pero este no es lo más importante también tenemos que seguir en nuestra formación permanente, el aspecto intelectual es muy importante para responder a los desafíos actuales, de ahí que algunas estudiamos algunas especialidades de las ciencias humanas o teológicas, según se vayan presentando las necesidades y las aptitudes de la hermana.


Sin embargo lo esencial de la vida religiosa será siempre vivir en esponsaleidad con Jesucristo mediante el diálogo interior, por eso importa orar más que rezar y escuchar la voluntad de Dios en la Biblia, más que leerla. Otro aspecto medular de la vida consagrada es vivir la sororidad en nuestra comunidad, no nos casamos ni procreamos hijos pero tratamos y es nuestro ideal vivir en un ambiente de familia con nuestras hermanas de comunidad, ejercitarnos cada día en  ser verdaderas hermanas-amigas y vivir nuestra maternidad espiritual con las personas por las que oramos y a quienes conducimos en el trabajo pastoral.

Creo que por eso en una ocasión que nos visitaba un sacerdote amigo y estuvo por una semana en casa, cuando se despidió dijo: en este convento se vive intensamente. Y es que de eso se trata, de encausar todas nuestras potencialidades al servicio del Reino y de esta manera se forja la vida de santidad, santidad entendida como vida de realización, de plenitud y de una constante búsqueda de perfección por amor al Esposo y para ser un signo preclaro del verdadero amor en la Iglesia y en el mundo.

Con todo esto personalmente siempre he pensado que cuando Dios te llama y tú le respondes, en la vida consagrada nadie se frustra, los ideales y las aspiraciones y aún esos sueños que parecen muy locos, se realizan, porque Dios es fiel.

Hna. Petrona López Toledo, Discípula de Jesús Buen Pastor. Artículo originalmente publicado por Vocación y Actualidad

Tags:
religiosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.