Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 25 octubre |
Frei Galvao
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Anhelando la segunda conversión, la entrega total

Loren Kerns

Carlos Padilla Esteban - publicado el 20/10/14

¿A qué estoy tan aferrado que no logro desprenderme? ¿Dónde están mis miedos inconfesables?

María pisa mi vida y deja una huella profunda. Se hace dueña de mis pasos, de mi voz, de mi mirada. Hoy venimos a entregarle todo lo que somos para que María haga con ello lo que quiera.

Nuestro regalo es nuestra vida. Nuestra historia. Nuestro presente en el que nos entregamos. Nuestro futuro incierto que tantas veces tememos. Nos ponemos en sus manos confiados. ¿Qué regalo traigo a María?

Ella me conoce. Espera de rodillas. Le ofrecemos lo que llevamos en el alma. Nuestros sueños y anhelos. Nuestros temores e ilusiones.

Queremos vivir en el corazón de Cristo, en su corazón de Madre. Vivir allí, en la hendidura de la roca, en la herida abierta de su corazón. Vivir con los mismos sentimientos de Cristo. Para eso tenemos que entregarlo todo. Nuestros miedos al mirar nuestro futuro.

Decía el Padre José Kentenich: «¿Hay algo en su vida personal respecto de lo cual tendría que decir: -¡Señor, todo, pero eso no!? En esto consiste la segunda conversión: estar completamente liberados de nosotros mismos y enteramente entregados a Dios y sus deseos»[1].

Anhelamos una segunda conversión que nos libere de tantos miedos. Anhelamos responderle a Dios que no, que no hay nada que no podamos entregarle, que somos libres de tantas bolas de oro que nos pesan, de esa cadena que nos ata.

Ojalá experimentáramos una segunda conversión del corazón. Es lo que necesitamos para caminar más libres por el camino de la vida. ¿Qué es aquello que no logro entregarle a Dios? ¿A qué estoy tan aferrado que no logro desprenderme? ¿Dónde están mis miedos inconfesables?

Me conmueven las palabras que Enrique Schaeffer escribía en su oración de consagración en 1939: «Te traigo todos mis fracasos, todo lo que me causa alegría. Tómame en tus manos y transfórmame. Quiero ser luz y conducir a mis compañeros hacia ti. El grano de semilla debe morir en la tierra; el cirio debe arder y consumirse para que dé luz. Acéptame totalmente. Acepta mi lucha y mis anhelos por las cosas grandes; acepta mis desvelos por tu causa; acepta mi amor por ti. Cada vez que respiro, cada vez que late mi corazón, cada momento de mi vida debe ser para decirte: -Madre, te doy mi amor. Tu causa es mi vida. Acéptame».

Queremos renovar nuestro amor, nuestro sí. Queremos que María vuelva a aceptarnos. Quisiéramos hacer nuestras esas palabras de entrega. Amamos a María. Amamos a Dios.

Un día nos preocupaba encontrar nuestro lugar en la Iglesia. Con el tiempo nos hemos dado cuenta de que lo más importante es que la Iglesia tenga un lugar en nuestro corazón.

Allí donde amo, allí donde soy amado, allí donde me entrego, allí está mi vida, mi corazón.

Decía Olegario González de Cardedal: «Somos lo que amamos y somos desde quien nos ama; hay vida donde hay amor y donde cesa toda forma de amor, cesa toda forma de vida».

Hemos sido amados un día en el Santuario. Hemos amado y sufrido, hemos entregado y recibido. Somos de aquí, esta es nuestra tierra. En el Santuario nos hemos reconocido como sus hijos. Allí hemos crecido en libertad. Amados por rostros concretos, amados por María en su ternura.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
6
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.