Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 13 junio |
San Antonio de Padua
home iconEspiritualidad
line break icon

La cuestión NO es la comunión a los divorciados

© 5pani e 2 pesci

Inma Álvarez - publicado el 16/10/14

El grave problema es que, de las parejas que piden el sacramento del matrimonio, ni el 10% están preparadas para recibirlo

Según muchos medios de comunicación, el debate del Sínodo estuvo, está y estará centrado en la comunión a los divorciados vueltos a casar. Es el muro contra el que se estrellarán todas las olas, pues con la doctrina católica en la mano, la Iglesia no tiene potestad para dar la comunión a estas personas. Y es así, pues lo contrario sería admitir que el matrimonio religioso no es indisoluble, cosa que el mismo Cristo dejó atada para siempre. 

Ahora bien, la mayoría de las personas que se casa por la Iglesia, ¿es consciente de haber pronunciado un voto sagrado que le ata ante Dios? Un pequeño paseo por cualquier parroquia del mundo nos debería hacer reflexionar: la mayor parte de las parejas que acuden no tienen una experiencia de fe, ni aparecen por la parroquia el resto de su vida. Muchos no se han confirmado, llevan sin comulgar ni confesarse casi desde la Primera Comunión. La mayor parte de ellos quiere “regularizar” una convivencia ya existente, o seguir la tradición familiar. Si uno pregunta por sus intenciones sobre la donación de su persona, la fidelidad o la apertura a la fecundidad, lo más probable es que reciba una mirada perpleja como respuesta.

Hoy, en nuestras sociedades tan heridas desde el punto de vista antropológico, un sacramento “de riesgo” como el del matrimonio necesita una sólida vida de fe. Este déficit de vida cristiana, ¿se soluciona con un cursillo de tres semanas? Para recibir cualquier sacramento (excepto el bautismo de los recién nacidos y la unción, por razones obvias) hay que prepararse durante años, y no está claro que sea suficiente. ¿Qué pasa con el matrimonio, entonces? La realidad, como comentaba un catequista de cursillos prematrimoniales, es que, de las parejas que piden el sacramento, ni el 10% están preparadas para recibirlo. “Lo decimos al párroco, pero no nos hace caso”, dice compungido. Y los datos lo avalan: al tercer o quinto año, casi todos se han divorciado. ¡Al contrario, es un milagro que alguno de ellos, después de años y heridas, vuelva a llamar a la puerta de la Iglesia!

Si un matrimonio con experiencia de fe, que se casa consciente de lo que hace, que tiene una comunidad eclesial de referencia y cuenta con el auxilio de la gracia, aún así atraviesa momentos en los que todo parece tambalearse y debe agarrarse a la fe incluso heroicamente, ¿qué harán quienes construyen su casa sobre arena? La realidad es que la mayoría de los que se casan por la Iglesia está firmando una hipoteca que no va a poder pagar. Una hipoteca que le cerrará la vuelta a la comunión en el futuro, si se aplica la ley a rajatabla.

Hay que abrir los ojos: el sacramento del matrimonio no es un asunto privado entre dos personas, sino un bien y una responsabilidad para la Iglesia. Los sacerdotes tienen el deber – lo dice el Derecho Canónico, y lo repitió Benedicto XVI en uno de sus discursos a la Rota – de informarse y escrutar a los contrayentes seriamente sobre sus intenciones. Debe haber una pastoral sólida antes y después del matrimonio. Las amonestaciones, los testigos, los padrinos… todos los requisitos previos que hoy son meras formalidades, hay que redescubrir para qué están ahí. El matrimonio cristiano debe ser entendido como algo muy serio por parte de todos, empezando por los sacerdotes. Y ¿qué hacemos con los que vuelven después de un fracaso? ¿Es la mejor respuesta decirle, “haber leído el papel antes de firmarlo”? ¿No dirá esa persona, con razón, “por qué no me dijiste que no lo hiciera si sabías que no estaba preparado, por qué te desentendiste de mí”?

El desfase está en que hemos heredado una pastoral sacramental que presupone la fe de los bautizados. Y esta fe hoy en muchos casos ya no existe. La llamada a la misericordia hacia los que han cometido errores también necesita un reconocimiento, por parte de muchas parroquias, de que los primeros que no nos hemos tomado en serio el matrimonio cristiano somos nosotros, de que lo hemos hecho mal. Y cambiar de rumbo cuanto antes.

Tags:
divorcioeucaristiafamiliamatrimoniosacramentossinodo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
3
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
ARGENTINA
Esteban Pittaro
Un juez suspendió la ley del aborto en Argentina y aquí sus argum...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.