Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
San Félix III, papa
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Necesitas paz? Cuídate, pero ante todo ama

Tony Eccles

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/10/14

Hace falta mucha humildad para dejar de ser el centro, para aceptar que muchos de nuestros deseos no se hagan realidad

A veces algunos ven como el fin de su vida alcanzar la paz del corazón. Parece ser el deseo más noble y sagrado. Vivir y que me dejen vivir. Vivir en paz conmigo mismo y con el mundo. No es algo malo desear la paz, al contrario, es fantástico tener paz, vivir con ella.

Es el deseo más hondo, poder vivir los unos en los otros con paz. Dejando de lado la rivalidad, la ostentación, la vanidad.

Pero parece imposible cuando vivimos enfrentados los unos contra los otros, cuando hablamos mal de nuestros hermanos, cuando no amamos de forma generosa. Nos comparamos continuamente. Deseamos lo que otros tienen. Envidiamos. Somos codiciosos.

No pensamos en lo que el que está a nuestro lado necesita. No preguntamos qué vive en su corazón, qué le falta.

Hace falta mucha humildad para vivir así, para construir sobre un mismo amor. Humildad para dejar de ser el centro, para no querer que nos sigan a nosotros, sino sólo a Dios. Para no querer poseerlo todo. Para aceptar que muchos de nuestros deseos no se hagan realidad.

Por eso pienso que desear lo que Cristo desea no pasa necesariamente por buscar sólo la paz. Me resisto a pensar que esa búsqueda a veces enfermiza de la paz interior sea lo que Dios me pide.

Estar en paz conmigo mismo, cuidar mi cuerpo y mi alimentación al extremo, estar pendiente continuamente del estado en el que me encuentro, el peso ideal, el tiempo de sueño que necesito, el descanso adecuado, el deporte que me hace estar sano. Todo eso es importante, es cierto, porque si nos cuidamos podemos darnos mejor a los demás.

Sin embargo, no puede ser la meta de mi vida, sólo es un medio, una ayuda. Cuidar el cuerpo y el alma para estar en paz, bien con uno mismo, es fundamental, pero todo tiene sentido si es para entregar la vida, para amar hasta el extremo, cuidando lo que Dios nos ha confiado, lo que tenemos.

No podemos caer en cuidarnos a nosotros mismos tanto que no haya espacio en la vida para aquello que pueda complicar un poco nuestros hábitos y rutinas.

Buscar la paz, estar en forma, proteger mi espacio, mi bienestar, como único sentido del camino, es algo muy pobre y limitado como ideal en esta vida. Cristo no vino para estar en paz, para tener su espacio.

No vino para regalarnos una paz fría y cómoda, un viaje «confort» por los caminos del mundo, una paz soñada al borde de un mar tranquilo. No, no vino para eso.

Vino para que el mundo ardiera en su amor, en mi amor. Vino para que su sangre siguiera viva en la nuestra. Vino para que aprendiéramos a navegar por un mar revuelto y a caminar sobre las aguas en medio de las olas.

Vino para grabar sus sentimientos en nuestro corazón y pudiéramos así convertirlos en camino de vida, en nuestro ideal a conquistar, en la forma de vivir en este mundo.

Cristo no buscaba una paz insulsa y sin colores. Una paz cansina y gris. Quiso más bien educar los corazones para que estuvieran dispuestos a perder la paz por amor al hombre, a perder la tranquilidad por dar la vida.

Seguir a Cristo, hacer nuestros sus sentimientos es muy arriesgado, conlleva peligros, la suerte del Maestro. Podemos perder la paz que el mundo nos ofrece y vivir de forma demasiado exigida. Por eso es algo diferente la paz que Dios nos ofrece.

Es la paz que calma el alma al final del día, cuando nos hemos dado, cuando no hemos guardado nada y hemos amado sin barreras. Es la paz que recibimos cuando ya nos hemos vaciado por entero dando, entregando todo lo que tenemos.

Es la paz que viene cuando después de haberlo perdido todo en la lucha seguimos caminando tranquilos y confiados, porque nuestra meta está en el cielo y

no estamos apegados al mundo.

Es la paz que habita el alma cuando caminamos sin miedo a perder, a fracasar, sabiendo que podemos estar perdiéndolo todo y no es tan grave.

Es la paz que da saber que sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer, como siervos dóciles, sin esperar recompensas, sin aferrarnos a los derechos adquiridos, sin querer retener nuestro puesto, sin pretender no ser nunca olvidados.

Es la paz de Cristo que nos mira desde la cruz y nos dice: «Tengo sed». Cuando ya lo había dado todo y su misión había sido cumplida. Es la paz que nos da Cristo, que camina a nuestro lado y nos espera para abrazarnos.

Como me decía una persona el otro día, hablando de sus sueños: «Deseo navegar siempre con Dios dónde Él me diga, no dejar de soñar nunca, no conformarme con la mediocridad. Deseo subir las cumbres más altas. Aunque no me sienta capaz en absoluto. Deseo amar sin límites, sin cuidarme. Deseo tocar los corazones, sin pensar que al tocarlos pierdo algo».

Así es el amor verdadero. Así es la lucha en la vida, el deseo que nos levanta, el sentimiento hondo que nos invade cuando amamos a Cristo, cuando queremos ser suyos.

Al pertenecerle por entero, su suerte es nuestra suerte. Al estar inscritos en su corazón, sabemos que nunca perderemos sus huellas, porque Él recorre nuestra vida en silencio. Es su amor el que recibimos y con él aprendemos nosotros a amar. Queremos aprender a amar con ese amor en el que no está en primer plano lo que nosotros queremos, sino lo que Él desea para nuestra vida.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.