Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Campeón de natación italiano: sin Dios sería el vacío total

© Public Domain
Comparte

Massimiliano Rosolino habla de su relación con la fe

Para Massimiliano Rosolino, que de 1995 a 2008 ha sido 14 veces campeón europeo y “premiado” en 60 ocasiones, la piscina ha sido siempre el habitat natural para estar en armonía consigo mismo. Pero el campeón napolitano sabe perfectamente que el hombre solo puede hacer muy poco si no está acompañado por una fuerza interior que en cada momento continua apoyándolo.

“Siempre he creído en alguien superior que nos observa y que nos guía en todas nuestras acciones. De otra manera, sería el vacío más total”, narró en una entrevista A Sua Immagine (13 septiembre). Padre de dos espléndidas niñas y vencedor del reality de Rai Due “Pekín Express”, ha confesado tener con el Señor “desde siempre un cordón umbilical, tanto en los momentos felices como en los mayormente difíciles. Cuando fui papá levanté los ojos al cielo y le agradecí con intensidad”.

“Creo que es necesario unir la fe a algo positivo y no sólo a una sola petición”, subraya el campeón de los 200 metros mixtos, oro olímpico en Syndey 2000 y mundial en Fukuoka en 2001. “Y luego me gusta orar mucho más por los demás que por mí mismo. En particular, por amigos y parientes que están mal o que tienen algún problema”.

Comprometido desde siempre en varios proyectos y actividades que respectan a los jóvenes, como la asociación sin fin de lucro “Mille culture” (Miles de culturas) que busca acercar a los jóvenes en dificultad al deporte retirándolos de las calles, Rosolino anima a todos “a moverse, a no esperar que las cosas lleguen”, y sobretodo “a no rendirse”. “Perder me ha reforzado mucho. Lo amargo en la boca hacer crecer mucho más que lo dulce”.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.