Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Quieres evaluar tu madurez? Echa un vistazo

© YanLev/SHUTTERSTOCK

Javier Ordovás - publicado el 22/09/14

La fortaleza, una virtud implicada en la madurez que es necesario descubrir

El ser humano lleva en su interior la aspiración a la plenitud, a la perfección, a la madurez. Una persona madura es aquella intenta llevar a su plenitud todas las dimensiones propias de la persona. Crecer armoniosamente en todas las virtudes es el camino de la madurez.

A la persona madura le corresponde una coherencia entre su pensar y su actuar, la veracidad visible que permite que los demás le comprendan, entiendan su forma de proceder, su integridad.

En esa relación constante con  los demás, sabe situarse en el plano de igualdad, superioridad o inferioridad que corresponde en cada caso, de forma adecuada.

La madurez fisiológica supone un desarrollo orgánico normal que es compatible con la enfermedad.

La madurez psicológica se mide por la capacidad de conducirse racionalmente, dominar las funciones intelectuales: capacidad de atención, dominio de la imaginación, hábitos de razonamiento.

Madurez afectiva: controlar la afectividad, capacidad de moderar los placeres y soportar los dolores, integración de la sexualidad, estabilidad de ánimo, tomar decisiones ponderadas, juzgar rectamente los acontecimientos y las personas, confiar en uno mismo.

La madurez espiritual permite que la persona posea unas directrices generales, asumidas conscientemente, que organizan su vida. Supone tener suficiente cultura sobre el mundo y la sociedad; poseer valores, convicciones y criterios morales verdaderos; haber establecido relaciones humanas satisfactorias; y tener unos objetivos personales, una vocación, una idea de lo que se quiere en la vida, con la consiguiente responsabilidad para asumir las consecuencias de las propias decisiones.  

Todas las virtudes están implicadas en la madurez de la persona. Podríamos decir que alguien tiene una personalidad madura cuando posee todas las virtudes. Para un cristiano, su fisonomía espiritual, sin dejar de ser propia, se identifica con la de Cristo. Sin embargo, la virtud de la fortaleza juega un papel de primer orden para la madurez, porque  es la virtud que lleva a resistir el sufrimiento por el bien, y a atacar con decisión los obstáculos que se oponen a la consecución del bien.

Se suele decir que nada hace madurar tanto como el dolor. Es cierto, sin olvidar que el dolor no se acepta en sí mismo, sino por el bien que facilita. No es el dolor en sí mismo lo que busca el valiente, sino el bien, a pesar del sufrimiento que sea preciso soportar para alcanzarlo.

El empeño por adquirir la fortaleza es también lucha por la madurez. Quien posee la virtud de la fortaleza mantiene habitualmente un ánimo estable ante las contrariedades y los sufrimientos físicos o morales.

Quien se enfrenta a los obstáculos y a las dificultades no por ambición u orgullo, sino por el bien, teniendo en cuenta sus propias fuerzas y juzgando adecuadamente la magnitud del obstáculo. La virtud de la fortaleza, al darnos un ánimo estable, nos permite mantenernos serenos para tomar las decisiones más oportunas y prudentes. Nos hace más libres no sólo con respecto a nuestras pasiones y sentimientos, sino también ante la influencia del ambiente que trata de convencernos de que  el bien no vale la pena, y mucho menos emplear nuestras energías para alcanzarlo.

El dolor y el sufrimiento físico o moral, cuando se recibe como venido de la mano de Dios y se lleva por amor a Él, transforma positivamente nuestra personalidad: nos hace más comprensivos con los demás, nos ayuda a valorar las cosas objetivamente, lima las asperezas de nuestro carácter.

Hace años, una persona de edad, nos decía a un grupo de jóvenes: ¨no os preocupéis, es imposible que seáis maduros, porque no habéis vivido suficientes años para experimentar vuestra propia debilidad, ni la ajena, no podéis ser humildes,  por eso sois todavía inmaduros¨.

Tags:
virtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.