¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Podría una madre de familia ser jefe del Pontificio Consejo para la Familia?

© Riccardo Piccinini/SHUTTERSTOCK
Comparte

Entrevista a monseñor Vincenzo Paglia que propone un papel más activo de los laicos en la Iglesia para llegar a una nueva "primavera de la familia" sin 'clericalismo' y 'familiarismo'

El Papa Francisco y el grupo de 9 cardenales que lo asesoran en la reforma de la curia están considerado seriamente el tema de los laicos y la familia. Esto significa que la reflexión abarca entre otros aspectos, la cuestión de la mujer en la sociedad y en la Iglesia, la juventud y los movimientos laicales.

Precisamente, en ocasión de la presentación de este martes en el Vaticano del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia (22-27 de septiembre 2015), hemos conversado con monseñor Vincenzo Paglia, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia sobre el papel de los laicos en la Iglesia o en la gestión de un grande organismo de la curia romana.  

– ¿Cómo la Iglesia Católica puede apoyar a los laicos para que tengan un papel activo en la reflexión actual sobre los desafíos de la familia? 

Es indispensable decir a las familias que entren mayormente en la vida de la Iglesia. En este sentido, es necesario decir: ¡qué los jóvenes sientan con mayor audacia su compromiso!, ¡qué los padres no abandonen su papel educativo!, ¡qué los padres no piensen en ser felices con una actitud cerrada!, ¡qué los abuelos no sean descartados, sino descubiertos en su importancia en transmitir la cultura!. Así se podría hablar de una primavera de las familias. Desde un nuevo compromiso en la Iglesia.  

– ¿Existen obstáculos para este compromiso? 

Yo quisiera que las familias se liberarán del ‘familiarismo’ y que las comunidades cristianas se librarán del ‘clericalismo’. Por lo tanto, es llevar a cabo una ósmosis. Hacer mucho más dinámicos los encuentros en las parroquias, en las diócesis. Esto para que los miembros de las familias sean más abiertos al mundo y a la Iglesia. 

– ¿Cuál es el papel de las mujeres? 

Debemos abrir los ojos a un papel más activo de las mujeres. Muchas veces el papel (de la mujer) se arrincona. Se aisla su sabiduría. Hablo viendo la realidad en varios países. No hay duda que el rol de la mujer debe encontrar mayor fuerza en todos los ámbitos de la vida humana: en la política, en la Iglesia, en la administración, en la gestión. Es por esto, que es indispensable un resurgimiento de las familias

– ¿La Iglesia Católica está lista para aceptar que un padre o una madre de familia sea jefe de un dicasterio, por ejemplo del Pontificio Consejo para las Familias?

Es claro que hay necesidad. Mi preocupación será que en el Pontificio Consejo para las Familias haya una mayor presencia de las familias, más allá de la que existe hoy. No hay duda. Pienso que en un dicasterio como el de la familia se necesitaría que los laicos tuvieran más roles de dirigencia.  

– Entonces, ¿Podemos esperar algún nombramiento? 

Ciertamente, en los cargos superiores. Pero, la estructura de la Iglesia no es inmediatamente aplicable a las estructuras sociales ordinarias. Gregorio Magno, San Ambrosio, San Cipriano cuando entendieron que los querían hacer obispos escaparon. Por lo tanto, toda esta carrera para ser jefes…yo le daría una desaceleración. 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.