Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Por qué ser madre es maravilloso? No hay más que verles la cara…

© John Ovington
Comparte
Comenta

Aportación semanal de Catholic Link

Confieso que mientras recopilaba estas fotografías me sentí sobrepasado. En primer lugar por el gran don de haber nacido y crecido bajo la mirada amorosa de una madre. En segundo lugar, me sobrecogió el momento que narran estas fotografías. He visto en el rostro de cada una de estas mujeres una alegría y una plenitud que no alcanzo a calcular. Me parece que este primer encuentro que tiene una madre con su hijo tiene algo de profundamente misterioso, me atrevería a decir: divino. Es como si las madres hubiesen entrado en el corazón de Dios por unos segundos y vuelto a la tierra. Puedes ver las fotos y seguir el comentario, aquí

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.