Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEspiritualidad
line break icon

Matrimonio: Al cielo se sube de dos en dos

© Fotoluminate LLC/SHUTTERSTOCK

Revista Ser Persona - publicado el 17/07/14

Si te has amado durante toda la vida, los últimos momentos antes de la separación son algo muy especial

Mi esposo yace en la cama de su habitación, se encuentra en fase terminal de su enfermedad, expresó su deseo de dejar el hospital, de morir en casa atendido por uno de nuestros hijos que es médico, y el querer permanecer en la familia y conmigo.

Recorro la cortina para que la luz de la mañana llegue a su amado rostro hoy marchito, agobiado. Abre sus ojos y al verme me sonríe con una confianza que aleja el más recóndito de mis temores, una amorosa mirada sorprendentemente más viva que nunca, surgida de nuestra unión que estrecha su intimidad en estas postrimerías.

Lo observo y al devolver la sonrisa, recuerdo…

Hace años en la plenitud de su vida,  trabajaba en nuestro jardín, ignorante de que mi mirada se había posado sobre él, me di cuenta entonces que el amor obra cierto milagro, porque al hacerlo traspasaba todo lo que se interponía entre su intimidad y la mía; lo vi más allá de su agraciado físico, su carácter y temperamento, de sus aptitudes y limitaciones; cualidades y defectos; más allá  de sus logros, triunfos, derrotas, aciertos y errores. Sabía que podía verlo a través de esas capas que van cubriendo a la persona, porque mi mirada nacía a su vez de mi propia  intimidad, y sabia también que él podía hacer lo mismo conmigo; que podíamos vernos en la absoluta desnudez de nuestras almas y que eso no era un fruto regalado, sino,  el adentramiento amoroso de nuestros seres, producto  de un caminar juntos, largo, arduo y angosto.

Mi amor yace en el lecho despojado de todo esplendor y lozanía, de tantas cosas de este mundo. Solo queda el ser frágil que comparece ante mí, en la dimensión trasparente de una singularísima persona, que fue capaz de otorgarme su don personal entero e incondicional como varón, que acogí y acojo con infinito amor hasta el último momento.

Tomo su mano entre las mías, nos vemos a los ojos y ambos sentimos palpitante la absoluta verdad de haber vivido el uno para el otro.

Me pide le muestre algunas fotos familiares, las vemos, murmuramos los mismos comentarios de siempre entre tenues sonrisas, sin nostalgias, solo con intima complacencia y confirmando cuanto bien hemos descubierto en nuestras mutuas humanidades, y cuanto agradecimiento a quien así nos creó y nos dispuso el uno para el otro, para hacer de nuestras vidas una sola historia.

Ya no nos vemos como al principio, ahora es la mirada de un: “te conozco profundamente”  y eres mi mayor bien,  se olvida lo olvidable y si hay una lagrima es de agradecimiento y ternura.

La enfermedad no ha debilitado nuestro amor, lo años no lo han envejecido, y la misma muerte no lo podrá descomponer jamás, como no lo logra con el alma. Todo adquiere brillo en este atardecer, en este ocaso, atrás queda nuestra historia  hecha de cosas que pasan y se pasan; de cosas que han pasado y se han quedado, dándonos certeza de plenitud en nuestro amor.

Una plenitud  colmada de esperanza, y que allana infinitamente el dolor de una corta separación.


Tags:
amor de parejaenfermedadmatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.