Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 31 enero |
San Juan Bosco
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cansado de discursos vacíos, de palabras huecas?

Inattention – distraction – es

Zoetnet / Flickr CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 16/07/14

Tal vez nosotros mismos podemos convertirnos en habladores vacíos... decimos palabras, no comunicamos vida alguna: el corazón está vacío

Hay personas que hablan mucho y no dicen demasiado. Pueden estar una hora seguida hablando. Dicen muchas cosas. Dejan el alma vacía. Las palabras pueden ser palabras huecas, sin luz, sin vida, sin esperanza. Son palabras que no germinan en el alma. Hay muchos charlatanes.

Tal vez nosotros mismos podemos convertirnos en habladores vacíos. Decimos palabras, no comunicamos vida alguna. El corazón está vacío.

Hay personas que hablan poco. A veces queremos que hablen porque lo que dicen tiene mucha luz. Son personas calladas, calmadas, que no necesitan hablar mucho. Pero, cuando lo hacen, el desierto florece con su voz. Es un misterio. Es un don que tienen.

Jesús habla a las personas de lo que ven, de lo que viven. Sus palabras no están huecas, dan vida, hacen florecer su desierto.

A veces nosotros, cuando nos acercamos a los otros, llegamos con nuestro discurso, con respuestas a nuestras preguntas. Llegamos incluso con nuestras palabras sobre Dios, imponiendo nuestra forma y estilo. Respondemos a preguntas que otros no se hacen. Obviamos las preguntas que el mundo se hace.

Jesús nos enseña que lo primero es tomar al otro tal cual es, tomar sus intereses, acercarnos a lo cotidiano del otro, lo que le importa, lo que le mueve, a su vida.

Y desde ahí, desde lo más propio, entonces decirle que hay una nueva forma de vivir, una forma más profunda, más plena, con Dios. Dios llena de sentido lo cotidiano. Ahí, escondido en lo diario, en lo humano, en lo sencillo, Él sale a mi encuentro.

A menudo Jesús habla a la gente de lo que ven en ese mismo momento, de lo que viven y que, seguramente, es el motivo de sus conversaciones y preocupaciones, de sus discusiones y celebraciones, de sus alegrías. Por ejemplo, las cosechas. La siembra. Todos saben de qué habla. Eso son las parábolas. Es un lenguaje de profundo respeto a lo cotidiano del otro.

Nosotros a veces avasallamos con teorías y nos alejamos de la vida del hombre. No somos delicados con sus sentimientos como Jesús.

Tags:
almacomunicacionsilencio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.