Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La primera entrevista a un Papa -León XII- la hizo una periodista atea

© JAIME ABECASIS / LEEMAGE
Comparte

La socialista Caroline Rémy entrevistó al pontífice para Le Figaro el 31 de julio de 1892 sobre el caso Dreyfuss

Franca Giansoldati, periodista del diario italiano Il Messaggero, se convirtió el pasado domingo en la segunda mujer en la historia en entrevistar a un papa. Dado que el Papa Francisco ha concedido ya varias entrevistas a distintos medios, y que también lo hicieron Benedicto XVI (con Peter Seewald) y Juan Pablo II (baste recordar a Vittorio Messori), la trascendencia del hecho de que una mujer entreviste a un pontífice ha sido menor. Y sin embargo, se trata de un hecho bastante insólito. Y mucho más extraordinario si se tiene en cuenta quién fue la primera en hacerlo. ¡Porque para encontrar un caso similar, hay que remontarse a 1892! 

¿Quién fue la extraordinaria primera periodista en entrevistar a un Papa? Las hemerotecas sacan a la luz un hecho sin precedentes: Fue la periodista francesa, socialista y agnóstica, Caroline Rémy, más conocida por su pseudónimo literario de Séverine, quien el 31 de julio de 1892 logró entrevistar al Papa León XIII en los palacios vaticanos, en un coloquio que duró casi hora y media.

El artículo se publicó el 4 de agosto en el diario Le Figaro en primera página, y suscitó una gran reacción a nivel político y diplomático, pues en esos momentos, Francia ardía con el polémico caso Dreyfus.

Para quien no lo recuerde, se trata del escándalo por el juicio al capitán del ejército francés Alfred Dreyfus, acusado de alta traición y deportado, con pruebas falsas amañadas para condenarle.

Pero lo que avivó la polémica es que una de las acusaciones contra él fue su origen judío, lo que desató una fuerte ola de antisemitismo en la opinión pública francesa, especialmente en los grupos de derechas, entre los que se encontraba la Action Française de Charles Maurras, a la que apoyaban muchos católicos.

Séverine, junto con Émile Zola y otros destacados intelectuales, tomó la defensa de Dreyfus. E hizo mucho más: dado que muchos justificaban el antisemitismo de su postura apelando a la fe católica, la combativa periodista tuvo el coraje de ir hasta la cabeza de la Iglesia para preguntarle exactamente qué opinaba sobre el antisemitismo.

La entrevista, según relata L’Osservatore Romano, fue gestionada con el entonces cardenal secretario de Estado, Mariano Rampolla del Tindaro: Rémy le escribió una carta el 9 de julio anterior, presentándose como "una mujer que había sido cristiana y se acuerda de ello, para amar a los pequeños y defender a los débiles" y como "una socialista que, aunque no esté en estado de gracia, ha guardado intacto en su corazón herido el respeto profundo de la fe, la veneración de los ancianos augustos y de los soberanos prisioneros". 

El Papa responde a las preguntas de la Rémy sin vacilar, recordando que Cristo no hace acepción de personas, y que el Papa de Roma protegió históricamente a los judíos del gueto. León XIII contaba entonces 82 años. Hay que recordar que, tras la unificación de Italia y la invasión de los Estados Pontificios, el Papa se consideraba prisionero en el Vaticano. Una situación que solucionaron los Pactos Lateranenses en 1929, con Pío XI.

"Consideraría indigno e injusto atribuir al Santo Padre una sola palabra que no fuera rigurosamente exacta, e incluso exagerar lo que él ha querido responderme", escribía la periodista en Le Figaro. "Aunque no dijo ni una vez ‘Yo culpo’, sí dijo diez veces en una hora ‘No apruebo’. Dejo a los católicos que extraigan de esta actitud la conclusión que les plazca", añadía.

Durante toda la entrevista, Séverine muestra un especial afecto por este "anciano tan conmovedor y augusto", que "sólo levanta su mano para bendecir". En un momento, le pregunta por la relación entre la Iglesia y el pueblo judío. "Cristo derramó su sangre por todos los hombres sin excepción, también por los que no creyendo en él, se obstinan en no reconocerle". 

"La Iglesia debe recordarles la verdad", le declara León XIII. "¿Con la persuasión o la persecución, Santo Padre?", le pregunta ella. "¡Con la persuasión!, responde con vivacidad el Papa". En otro momento, el Papa insiste: "La Iglesia es una madre indulgente con los brazos siempre abiertos tanto para los que se van como para los que regresan. Y tiene la misión de defender a los débiles. Los impíos que la rechazan deben ser sus preferidos".  

La entrevista de Le Figaro puede recuperarse en la Biblioteca Nacional de Francia.

Caroline Rémy llegó a ser una de las periodistas más admiradas de Francia: colaboró en casi todos los periódicos del país, y fue siempre recordada por su talante generoso y combativamente rebelde, que le granjeó el aprecio incluso de sus enemigos. Murió el 22 de abril de 1929, murmurando que aún tenía varios artículos pendientes de escribir. 

Cabe recordar que la Santa Sede colocó las obras de Maurrás entre los libros prohibidos en 1926, lo que supuso un gran golpe para sus simpatizantes entre los católicos franceses.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.