Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
Frei Galvao
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Aceptar los límites te abre a lo ilimitado

Adrian Clark

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/07/14

Saber nuestra debilidad, reconocerla, alegrarme por ser débil, es el camino

La debilidad acompañó a san Pablo todo su camino. Tres veces pidió Pablo verse liberado de su aguijón. Nunca sabremos bien a qué se refería. Poco importa. En su debilidad Dios le recordó lo central: «Mi gracia te basta».

Y así lo experimentó en su vida: «El Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje, de modo que lo oyeran todos los gentiles». 2 Timoteo 4, 6-8. 17-18.

Dios sostuvo siempre sus pasos. No le quitó la herida, la traba, su pasado, aquellos temas no resueltos en su historia. No le privó de sus límites. No lo liberó de sus ataduras.

Tampoco hizo que fuera más capaz, más puro, más fuerte. Simplemente le pidió que aceptara lo importante, que Dios le bastaba para seguir caminando. Le hizo ver que si él era débil, Dios podría ser fuerte. Que si se mostraba necesitado, Dios podía ser con él misericordioso.

Dios no le quitó los sueños, los hizo más fuertes. Y así le hizo capaz de anhelar las cumbres más altas. Eso fue lo que hizo Dios con él, le enseñó a luchar por alcanzar la meta: «He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe».

Así es el camino de los santos. Experimentan la presencia de Dios en sus vidas y se dejan hacer por Él. Conocen a la perfección los límites y no se desaniman cuando caen. Se levantan y siguen luchando. Ven la meta cada vez más lejos y no desisten.

Por eso sus vidas, contadas sin omitir sus limitaciones, nos enseñan a vivir. En su fuego deseamos encender nuestro fuego. Saber nuestra debilidad, reconocerla, alegrarme por ser débil, es el camino. ¡Qué difícil!

Tantas veces me empeño en ocultar lo que me hace débil. A veces incluso intento ocultárselo a Dios. Como si Él me quisiera fuerte.

Pablo se salvó sabiéndose débil. Comprobó que en su carne resplandecía una luz que venía de Dios. Así debe ser siempre. Por eso decimos como María: «He aquí la esclava del Señor». Siendo esclavos, Él es fuerte. Él vence cuando caemos.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
6
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.