Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

27 propuestas para aplicar las enseñanzas del Papa Francisco

© Dan DeLuca
Comparte

Conclusiones de la Semana Social argentina celebrada en la Ciudad de Mar del Plata

La Semana Social sobre el tema El Papa Francisco y la cuestión social, que reunió en Mar del Plata este fin de semana a dirigentes políticos, sindicales y laicos, cerró con un mensaje final en el que la Comisión Episcopal de Pastoral Social exhorta a ¨crecer en la amistad social¨ y ratifica el compromiso de ¨promover el desarrollo integral y erradicar la pobreza en este camino del Bicentenario del 2016¨.

¨Nos han ayudado como guía los gestos de Francisco y sus enseñanzas, que nos iluminan acerca de la vida de las personas y los pueblos, y buscan llevarnos a cambiar actitudes y conductas a nivel personal y también a reformar las estructuras sociales. Valoramos su cercanía con los pobres y recibimos con alegría su Magisterio¨, subrayó.
 
Previamente hubo un panel sobre La cultura del encuentro como contribución de Francisco al diálogo y la paz social, que coordinó la doctor Beatriz Balián (UCA). Expusieron el presbítero Pablo Sudar, de la arquidiócesis de Rosario, el diputado nacional Facundo Moyano, Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, la diputada nacional Margarita Stolbizer y monseñor Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú y presidente de la CEPAS.
 
"Dice Francisco que ‘la Pascua de Cristo ha penetrado la trama oculta de la historia humana’. La última palabra la tiene el amor. Fortalezcamos nuestra pertenencia al pueblo para lograr que la fuerza del amor de Dios libere y seamos la Patria de justicia y solidaridad que todos queremos”, destacó el prelado gualeguaychense.
 
El obispo emérito de San Isidro y miembro de la CEPAS, monseñor Jorge Casaretto, presidió la misa de clausura que concelebraron el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino; monseñor Lozano, y más de diez sacerdotes.
 
Monseñor Casaretto recordó que "los obispos desde ‘Iglesia y Comunidad Nacional’ en 1981, venimos hablando de la reconciliación. Y sin duda que se han dado pasos".

"Sin duda que se han dado pasos y nunca se terminará, porque también la reconciliación es un proceso dinámico que no terminas nunca, pero en el momento, o en algunos momentos este proceso de reconciliación, igual que en la relación de Pedro con Jesús, debe tener chispazos luminosos, debe tener algunas luminosidades especiales y particulares -dijo- y yo creo que nosotros somos los más indicados para trabajar esto porque nosotros tenemos toda una visión de la reconciliación, hasta tenemos un sacramento de la reconciliación. Somos expertos en reconciliación".
 
"Tenemos una responsabilidad muy importante, eclesial en seguir insistiendo en esta dimensión fundamental y esencial de la vida argentina, para que podamos construir una sociedad más justa, más solidaria, más equitativa, pero si no hay reconciliación fraterna es muy difícil que sin esa sustentación de reconciliación fraterna puedan darse estas otras virtudes sociales tan necesarias, estas virtudes de las cuales hemos estado hablando todos estos días y que son tan necesarias y fundamentales para la vida de nuestro país", subrayó.
 
Mensaje final Semana Social 2014

Antes de finalizar la misa, el presbítero Adalberto Odstrcil, secretario ejecutivo de la CEPAS, leyó el mensaje final:
 
Con el lema El Papa Francisco y la cuestión social, ha finalizado en la Ciudad de Mar del Plata la Semana Social. Nuestra intención ha sido promover un espacio de diálogo para crecer en la amistad social.
 
Nos acompañaron en los diversos paneles dirigentes del ámbito político, sindical y económico, como también miembros y representantes de organizaciones sociales, equipos diocesanos de pastoral social y jóvenes de varios puntos del país. En cada panel buscamos generar conciencia sobre la dimensión social de la fe, la importancia de la participación, la promoción de acciones tendientes al desarrollo y la cultura del encuentro.
 
Nos han ayudado como guía los gestos de Francisco y sus enseñanzas, que nos iluminan acerca de la vida de las personas y los pueblos, y buscan llevarnos a cambiar actitudes y conductas a nivel personal y también a reformar las estructuras sociales. Valoramos su cercanía con los pobres y recibimos con alegría su Magisterio.
 
Además hemos reflexionado en mesas de debate sobre temas principales como: Niños, familia y ancianos; Pobreza y desarrollo integral; Participación y fortalecimiento comunitario, y Adicciones y exclusión en los jóvenes. El debate estuvo centrado en visualizar las oportunidades que tenemos para promover, a través de la enseñanza de Francisco, acciones concretas para lograr el desarrollo integral de todos y para todos. Así como también mejorar y recomponer los lazos familiares y comunitarios.
 
Nos preocupan todas las situaciones de exclusión que impiden que todos los ciudadanos puedan vivir con dignidad de hijos de Dios.
 
Se ha presentado también la publicación “Una tierra habitable para todos” que fue elaborada por un equipo convocado por la Pastoral Social.
 
Reconocemos de modo alarmante las nuevas formas de explotación y las consecuencias que genera un sistema económico global cada vez más desigual. “Lo que hay detrás de los números son personas, hombres y mujeres, ancianos, jóvenes y niños. No se trata sólo de un problema económico o estadístico. Es primariamente un problema moral que nos afecta en nuestra dignidad más esencial…” enseñaba el Cardenal Bergoglio en el año 2010.
 
Como cristianos nos sentimos desafiados a sembrar auténtica esperanza frente a las múltiples situaciones de dolor que encontramos en nuestra sociedad.
 
También hemos recibido el saludo y acompañamiento del Papa Francisco a través de un mensaje enviado por el Cardenal Parolin, en el cual alienta a los laicos a ser fermento transformador en la construcción de un mund0 mejor. Queremos recuperar la vocación pública para servir a la construcción de la Nación.
 
En un clima de extensa alegría se ha manifestado “… una sed de participación de numerosos ciudadanos que quieren ser constructores del desarrollo social y cultural…” (EG, 67), estamos unidos por una mística, un espíritu, por valores que valen la pena y nos ponen en marcha.
 
Queda claro que “La solidaridad, entendida en su sentido más hondo y desafiante, se convierte así en un modo de hacer la historia…” (EG, 228). Esta pertenencia al pueblo nos compromete en la búsqueda del bien común y el desarrollo del conjunto social. En pos de contribuir a generar mayor inclusión y encuentro, queremos ratificar nuestro compromiso de promover el desarrollo integral y erradicar la pobreza en este camino del Bicentenario del 2016.
 
La Virgen de Luján nos acompaña en nuestro camino, y a ella rezamos por Francisco y por el Pueblo argentino
.

 
Conclusiones de las mesas-debate

En la última jornada también se leyeron las conclusiones de las mesas-debate que se realizaron el día anterior en forma simultánea:
 
1. Niños, familia y ancianos

Oportunidades:

– Diálogo más fluido y abierto entre las generaciones.

– El uso de la tecnología o espacios de encuentro para la difusión de los valores y, específicamente, del mensaje de Francisco.
 
Propuestas en base a las enseñanzas de Francisco:

– Seguir sus gestos, para despojarnos de las cuestiones superfluas.

– Promover mayores espacios de encuentro, escucha, cercanía y cariño.

– Asumir las funciones que tenemos como familia y no delegar en la escuela o en otras instituciones.

– Mayor compromiso, participación e involucramiento. Superar el individualismo y “hacer lío”.

– Reclamar políticas públicas sociales adecuadas.

– Fortalecimiento de las redes sociales.

– Generar una transformación cultural, con una adecuada articulación de estado y sociedad civil, que mire al restablecimiento de los valores, de la cultura del trabajo y del encuentro.
 
2. Adicciones y exclusión en los jóvenes

Oportunidades:

– Se aprecia un deterioro de la familia como ese espacio de contención principal, en el que niños y jóvenes reciben afecto.

– Partir de encuentros como los de ese tipo para promover la sensibilidad social, y generar reflexión para favorecer concienciación (en forma testimonial) sobre la temática, para así encontrar el camino que favorezca a generar un futuro mejor para los jóvenes entre todos.

– Trabajar junto a las organizaciones como sindicatos y ONG’s para promover acciones de salud es un primer paso para luchar contra este flagelo.
 
Propuestas en base a las enseñanzas de Francisco:

– Debe haber un compromiso de toda la sociedad para con el tema, y un trabajo integrado del Estado, la sociedad civil, las iglesias; los diferentes sectores deben trabajar coordinadamente. Como ciudadanos, debemos tomar conciencia sobre el problema. Clubes barriales y escuela como espacios de contención

– Tenemos que fortalecer los vínculos familiares, transmitiendo mediante el ejemplo los valores. También reconocer la importancia de poner límites y restablecer la autoridad desde nuestras familias. Saber escuchar a los jóvenes, fomentar el diálogo profundo con ellos.

– Son fundamentales las políticas públicas de prevención, sobre todo desde la Educación. En las escuelas, gabinetes pedagógicos que trabajen estos temas.

– Promover la integración y recuperación a través de la formación y fortalecimiento del empleo joven.

– Limitar la accesibilidad mediante políticas públicas y que los delitos ligados a la corrupción y el narcotráfico no prescriban.
 
3. Participación y desarrollo comunitario

Oportunidades:

– El Papa y su gran convocatoria y credibilidad.

– Mucha solidaridad en la gente, voluntad de cambio, sobre todo en los jóvenes.

– Conciencia que hay más oportunidades.

– Compartir conocimientos.

– La apertura que hoy hace la Iglesia.

– Nuevas esperanzas que surgen de encuentros como estos.
 
Propuestas en base a las enseñanzas de Francisco:

– Sacar a la Iglesia a la calle, y a buscar a la gente, invitarlos.

– Formar personas para incidir en políticas públicas, a través del Estado u organizaciones de la sociedad civil.

– Que no haya dueños de las parroquias.

– Ir al encuentro con el otro, ver qué necesita, y dónde intervenir.

– Liderazgos que convoquen con conductas coherentes.

– Multiplicación de dirigentes con valores. Y comprometidos con el trabajo comunitario.

– Promover acciones de transparencia institucional, promover la participación.

– Crear espacios abiertos de diálogo.

– Desde el propio trabajo comunitario, generar confianza, valores, conocimientos, mayor confianza con la política, hablar de política.
 
4. Mesa pobreza y desarrollo integral

Oportunidades

– Francisco como nuevo líder, a nivel nacional, regional y mundial, que se muestra como ejemplo vivo del verdadero liderazgo.

– La fe como instrumento transformador de la realidad.
 
Propuestas en base a las enseñanzas de Francisco:

– Organizarse desde la sociedad civil para elevar propuestas al Estado Nacional, en vistas de mejorar el sistema de seguridad social y previsional, basado en la profundización de la solidaridad.

– Mayor participación e intervención de la ciudadanía en los espacios de poder con vistas al bien común.

– Fomentar la participación en las organizaciones no gubernamentales y otros espacios que generen una acción transformadora.

– Generar espacios de formación de líderes basados en los valores cristianos que provean anticuerpos frente a la corruptibilidad de los lugares de poder.

– En vistas a regenerar la cultura del trabajo y la educación, promover tutorías/talleres que puedan constituirse en escuelas de oficios y faciliten el acceso a programas de microemprendimientos con la participación de profesionales e industriales.

– Como una herramienta adicional frente a la pobreza inmediata y la falta de empleo, promover el cooperativismo estrechamente vinculado a los ámbitos sindicales y estatales a fin de que pueda evolucionar en un programa de erradicación sistemática de la pobreza.
 
Artículo originalmente publicado por AICA
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.