Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Pedro y Pablo, la importancia de complementarse en la Iglesia

© Aleteia

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/06/14

Dios construye sobre lo humano, y se mantiene todavía hoy la duda entre repetir lo mismo que ha funcionado o mantener el espíritu pero abrir nuevos caminos con nuevas formas

Hoy miramos a Pedro y a Pablo, las dos columnas de la Iglesia, las dos columnas de nuestra fe. Los apóstoles más importantes se celebran el mismo día. Impresiona. Los nombramos y los miramos juntos. Los unió Cristo.

En los cimientos de la Iglesia está esa unidad de los dos. Compartieron los últimos días de su vida en la cárcel en Roma. Los dos murieron por confesar a Jesús. Por fin pudieron hacerlo. Desearían poder decirle al final de su vida que estaban dispuestos a darlo todo por Él, que se rendían a Él, que lo amaban hasta el extremo.

Querían afirmar en lugar de negar. Se encontraron en Roma. Habían tenido vidas diferentes, habían sido educados de forma muy distinta. Nunca se hubiesen conocido sin Cristo.

Pablo conocía muy bien las Escrituras, había sido un fariseo lleno de celo. Por su lado, Pedro fue un pescador sencillo, sin mucha formación. Pedro, galileo, Pablo, de Tarso. Ni siquiera compartieron a Jesús en vida. Pedro fue su mejor amigo. Pablo no tuvo esa suerte. Ni siquiera al inicio de la Iglesia, después de la conversión de Pablo, compartieron comunidad, hubo incluso entre ellos algunos desencuentros.

Dios construye siempre sobre lo humano. Faltaba Jesús, y cuando los apóstoles tenían que tomar decisiones, a veces no todos lo veían igual. La misma tensión que surge ahora tantas veces. La duda entre repetir lo mismo que ha funcionado o mantener el espíritu pero abrir nuevos caminos con nuevas formas.

Pedro y algunos pensaban que para ser cristiano había que ser primero judío. Ellos habían recibido que Jesús vino a dar plenitud a toda la historia de Israel. En el corazón de Pablo ardía el fuego de llevar el mensaje de Jesús hasta los confines de la tierra, a todos los pueblos, a los gentiles. Era su misión.

Pablo debía obediencia a Pedro. Pedro, lo sabía, no era el más sabio, ni siquiera el más fiel. Pero Jesús se fijó en él y le pidió que él, con su pobreza, condujese la Iglesia cuando Él ya no estuviese. Le entregó su barca, conociendo su fragilidad. Y se fió. Como se fía hoy al encomendar esta misión a los Papas.

Hoy rezamos por el Papa Francisco, que, en su debilidad de hombre, asume sobre sus hombros el peso de la Iglesia.

Jesús ve más de lo que nosotros vemos. Mira la belleza del alma, nuestras posibilidades, sueña con nosotros cuando nosotros sólo vemos limitación.

Pablo tenía una mirada profética. Conocía el mundo y tenía el anhelo de llevar a Jesús a todos los pueblos. Sabía que Jesús respondía a la sed de todo hombre. Pasados los años, despojados de todo, se volvieron a encontrar los dos en Roma.

A veces, en el dolor, en la muerte, en la enfermedad, uno deja sus prejuicios, y sólo queda lo importante frente al otro. Me conmueve pensar todo lo que hablarían los dos en Roma, en la cárcel que según la tradición compartieron. Lo que se contarían, cómo hablarían de Cristo los dos, cómo se sostendrían. La cárcel se llenó de luz.

Los dos murieron por Jesús en el mismo tiempo. La tradición los celebra el mismo día. Los dos, seguramente, se apoyaron y se admiraron en esos últimos días. Pedro le contaría tantas cosas de Jesús en vida. Pablo le escucharía y llegaría a descubrir por qué Jesús se fijó en Pedro. Su nobleza, su fuerza, su autenticidad, su humildad, su transparencia. A través de Pedro conocería más a Jesús. Pedro admiraría ese amor inquebrantable de Pablo sin haberlo conocido, sin haber dormido y comido a su lado, su capacidad para dejarlo todo por un solo encuentro.

Pedro es la raíz, la llave, la mirada, las lágrimas, el perdón, el te quiero, la roca, la herida. Pablo las alas, la puerta que se abre a un mundo nuevo, la espada, la caída, el fuego, el horizonte, el aguijón, la palabra. Se necesitan. Se complementan.

Nuestra Iglesia se sostiene sobre dos hombres que se hicieron santos porque dieron un sí a Cristo, porque lo siguieron aunque cayeron, porque no se reservaron nada, porque creyeron en su amor más fuerte que la muerte, más grande que su pobreza. Porque creyeron en su perdón.

Cristo cambió sus vidas, a los dos les cambió el nombre, lo pronunció y ellos no se resistieron. De Simón a Pedro. Tú eres la piedra. De Saulo a Pablo. Soy Jesús, a quien tú persigues. ¡Cuánto los amó Jesús! Los nombró, los llamó. Pedro. Pablo. Y ellos, nombraron a Jesús hasta el día de su muerte. Murieron pronunciando su nombre, tal como vivieron.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.