Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Polémica en un pueblo de Chicago por un club de strip-tease junto a un convento

© Hermanas Scalabrinianas
Comparte

Las monjas y los vecinos afectados, preocupados por la falta de seguridad en la calle

Las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo Scalabrinianas y la Organización (P.A.S.O) West Suburban Action Project, se unieron el pasado Miércoles 18 de Junio junto a miembros de la comunidad de Stone Park y Melrose Park para presentar públicamente ante los medios de comunicación la demanda contra el strip club “Allure” ubicado justo en la parte de atrás de su convento, específicamente del jardín trasero donde las hermanas cosechan vegetales y ensaladas para su consumo y que se encuentra cerca de las hermanas que ya son muy ancianas y están retiradas del área pastoral.

El strip club “Allure” está en el medio de una área residencial entre vecinos de Stone Park y Melrose Park. ¡Se luchó mucho porque no se abriera! Pero existe una ley estatal que dice que a 1000 pies de distancia de escuelas o lugares de culto no se pueden construir este tipo de lugares. Desgraciadamente esta ley fue derogada por el municipio de Stone Park, lo que permitió la apertura de strip club.

Las hermanas y los vecinos, especialmente aquellos afectados, creen que este tipo de lugares, ya el sexto, en un municipio de 5,000 personas, 9 cuadras, es demasiado. "Este tipo de lugares trae consigo violencia e inseguridad a la comunidad", dicen ambos. Por su parte las hermanas dicen que "un lugar como este va en contra de sus valores como consagradas", y piensan en esas hermanas más ancianas que ya trabajaron tantos años en la misión y que tienen derecho a estar tranquilas los últimos años de su vida en su propio hogar.

Las hermanas tienen viviendo ahí desde 1964 y han servido a la comunidad inmigrante tanto en educación, catecismo en las parroquias y en la lucha de los derechos de aquellos menos afortunados. Y cabe señalar que las Hermanas Misioneras de San Carlos Scalabrinianas tienen una casa para mujeres y niños migrantes en la ciudad de Tijuana, B.C.  Los vecinos directamente afectados han dicho a los abogados que llevan el caso, que les molesta las luces neón del strip club, los ruidos de las personas que asisten al lugar salen gritando o haciendo ruido durante la madrugada, turbando su descanso, los carros quemando llanta, e incluso se ha visto que golpeaban a una mujer en el estacionamiento del lugar.

Los vecinos están inconformes con este lugar porque ha acabado con la tranquilidad que antes tenían: ahora no se sienten seguros y sienten miedo por sus hijos, que antes jugaban en la calle donde ahora está el strip club “Allure” (Sra. Emilia Marquez). Varios vecinos han decidido dejar su casa por la inseguridad que este lugar pueda causar a largo plazo, además que lugares como estos hacen decaer el precio de sus propiedades.

Los encargados del strip club  “Allure” comentan que este lugar de entretenimiento para adultos se estableció legalmente por parte del municipio de Stone Park. También dicen que su establecimiento no afecta al convento ni a los vecinos porque se invirtió una fuerte suma de dinero para retener la música dentro del local. Además de acusar a las hermanas de imponer sus creencias religiosas. ¡A lo que las hermanas han dicho que no es verdad!… “Se violó una ley estatal y lo construyeron en el lugar equivocado”, responden las hermanas.

Los vecinos junto con las hermanas anunciaron que cada Viernes se tendrá una vigilia de oración por la noche por un tiempo indefinido para informar a la comunidad sobre el hecho y atraer atención sobre este hecho en la comunidad de Stone Park y dejarle saber al juez que tanto niños, jóvenes y adultos no quieren otro lugar de estos en su comunidad.
 
Por la Hna. Alma Rosa Huerta Reyes
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.