Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 04 marzo |
San Casimiro
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Estás seguro de que no eres un esclavo?

Paffy / Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 03/06/14

Queremos vivir animando a los hombre a aceptar su verdad y luchar por ella, animando a romper las cadenas, a no conformarse con el sueño que les hace pensar que son plenamente libres

Cristo no vino a complacer a los hombres, a cumplir sus expectativas. No pasó por la vida haciendo lo que los demás esperaban. Fue fiel a su misión. No se detuvo ante los deseos humanos de muchos corazones.

Desentrañó los miedos que muchos tenían y les dio luz. Acogió, comprendió, miró con misericordia. Fue siempre Él mismo, fiel a su verdad. Guardó silencio cuando los que le perseguían no querían conocer la verdad.

Les enseñó que la humildad era el camino perfecto. Les mostró que la paz y la mansedumbre eran verdades que cambian el corazón.

Pero también supo confrontar a los hombres con su verdad. Les ayudó a comprender que eran esclavos.

El otro día oía un cuento muy breve. Un hombre camina por el campo y se encuentra al borde del camino a un esclavo durmiendo. Lo observa e intuye que sueña con la libertad.

Por las palabras que dice en sueños, por los gestos y la sonrisa que ilumina su rostro. En ese momento se alegra por el esclavo que en sueños lleva una vida feliz. Entonces duda. No sabe si despertarlo y romper su sueño de felicidad, recordándole así su verdad, que es esclavo, o dejarle dormir en su sueño de plenitud.

Uno puede dudar en ese momento. El mensaje final del cuento es claro: «Si no sabes qué hacer, acércate al esclavo que duerme. Si ves que soy yo, por favor, despiértame».

Jesús pasó por la vida despertando a hombres esclavos. Les hizo ver sus cadenas. Les mostró el camino de la libertad. No dejó que siguieran durmiendo sin enfrentar sus vidas. No quiso complacer a todos. Confrontó a muchos con la vida que llevaban. Dijo la verdad. No engañó a nadie.

Así queremos vivir. Animando a los hombre a aceptar su verdad y luchar por ella. Animando a romper las cadenas. A no conformarse con el sueño que les hace pensar que son plenamente libres.

Tags:
almalibertad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
7
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.