Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 21 junio |
San Luis Gonzaga
home iconActualidad
line break icon

La sudanesa encarcelada “nunca renunciará a su fe», dice su marido

Gabriel Wani

Meriam

Aleteia Team - publicado el 29/05/14

Meryam Ibrahim acaba de tener a su hijo y ha sufrido complicaciones durante el embarazo, pero no la ha visitado ningún médico

El diario italiano Avvenire, propiedad de la Conferencia Episcopal Italiana, sigue con atención el caso de Meryam Ibrahim, cristiana ortodoxa sudanesa condenada a muerte en Sudán y encarcelada con cadenas por negarse a renunciar al cristianismo. Ella acaba de dar a luz a su hija Maya este pasado martes en prisión. El diario entrevista a su marido, que es además ciudadano norteamericano.

«Quisiera agradecer la movilización que habéis puesto en marcha en favor de mi esposa. El apoyo de vuestros lectores, así como de todos aquellos que se han movido por Meryam, es fundamental para mí. Y en la situación en la que estamos, todo esto podría tener resultados positivos a nivel de presiones políticas. Esperemos que esta campaña no sea inútil».

Así responde a Avvenire Daniel Wani, el marido de Meryam Ibrahim, en silla de ruedas a causa de una distrofia muscular y que el martes 27 de mayo fue padre por segunda vez.

Daniel no está sereno y a menudo, cuando le dirigen preguntas que van demasiado a fondo en el caso legal de su mujer, prefiere responder con un amable «no comment».

¿Cómo se siente tras el nacimiento de Maya?

Estoy dividido entre la alegría y la frustración. Obviamente estoy contento; después de tanta angustia, mi mujer y mi hija están bien. Pero por otra parte estoy muy decepcionado, porque no me han dado permiso para verlas. Tal vez me permitan hacerlo mañana, tal vez no.

Lo único positivo es que las visitas pasarán a ser dos a la semana, en lugar de una como era hasta ahora. Pero hoy me habría gustado estar al lado de mi mujer.

Su hija recién nacida, ¿le da esperanzas también para el caso judicial?

Ciertamente, un niño es siempre una bendición, una esperanza. Y en nuestro caso significa mucho más. Lo único que quiero es tener más tiempo para estar con mi familia.

Cuando voy a verles no me conceden mucho tiempo para hablar con Meryam y Martin, mi primogénito. Además hay siempre alguien controlándonos.

Para las autoridades sudanesas, que consideran nulo nuestro matrimonio, mi mujer y yo, pero también mis hijos y yo, somos unos extraños entre nosotros.

En los últimos días se ha dicho que Meryam no está siendo tratada bien en la cárcel…

Camina con cadenas y verla así, para mí, es terrible. Ha tenido complicaciones durante el embarazo, pero no sabemos de qué tipo porque no la ha visitado ningún médico.

Pero Meryam es fuerte, es mucho más fuerte que yo. Cuando la condenaron yo me eché a llorar, pero ella se mantuvo firme, ni siquiera se estremeció. También por esto no renunciará jamás a su fe, como le había pedido el juez. Y yo, aunque quiero verla libre, no le pediría nunca que lo hiciera.

¿Cómo vive su hijo Martin todo lo que está sucediendo?

Aunque aún no ha cumplido los dos años, entiende lo que está sucediendo. Pero tiene el carácter de su madre. Hay otros dos niños en la cárcel con él, y las condiciones no son buenas: la prisión no es un buen sitio para un niño.

Me han dado permiso para llevarles medicinas y alimentos, pero los riesgos higiénicos son enormes, por no hablar de los psicológicos.

¿Cómo transcurren sus días a la espera de tener novedades sobre el proceso judicial?

Tengo algunos amigos, tanto cristianos como musulmanes; también estos últimos piensan que la condena de Meryam es injusta. Intento hacer pasar el tiempo, pero para mí estar sin ella es terrible, terrible.

Por esto, sentir la cercanía de tanta gente, saber que hay quien se preocupa por nosotros, es muy, muy importante. Y para quien quiera venir aquí, a Jartum, mi puerta está abierta.

Traducción de Helena Faccia Serrano
Artículo publicado en Religión en Libertad

Tags:
cristianismocristianos perseguidospena de muerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
5
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
6
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.